Renuevan reglamento:  protección al ambiente

– Logro tras cinco meses de consenso y análisis

REALIDAD

Redacción

Son 134 artículos los que conforman el Reglamento para la Protección al Ambiente del Municipio de Tulancingo, ordenamiento que relevará al publicado en Periódico Oficial del Estado, de 2011.

Así lo informó el presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Sinuhé Jorge Aldrete, quien precisó que los trabajos del nuevo ordenamiento recién concluyeron y son resultado de cinco meses de consenso y análisis participando activamente la Comisión de Medio Ambiente del Ayuntamiento local así como la Secretaria de Desarrollo Urbano por conducto de la Dirección de Medio Ambiente así como la Secretaria de Servicios Municipales, Dirección de Protección Civil e igualmente, Comisión de  Gobernación, Bandos, Reglamentos y Circulares del Ayuntamiento.

A diferencia del anterior, el nuevo Reglamento incluye nuevos temas, entre ellos: se establece como requisito contar con el dictamen de impacto ambiental para la expedición de licencias o placas de funcionamiento en la apertura de establecimientos comerciales, industriales y de prestación de servicios.

También que en la instalación de puestos semifijos y ambulantes deberá acatarse la misma disposición.

En más tópicos, se integra el tema de dasonomía urbana en la que se establecen disposiciones necesarias para las actividades de retiro, poda, forestación, reforestación y mantenimiento del arbolado y en general de la flora existente en el municipio.

No menos importante es  la prohibición para la fabricación, almacenamiento y transporte del uso de la pirotecnia en el territorio municipal y en lo sucesivo quien sea sorprendido contraviniendo la  disposición será acreedor a multas, pero cabe aclarar que se desarrollará una etapa previa de socialización en la que se expondrán riesgos ante el manejo de estos materiales, y que ante todo se busca privilegiar la seguridad ciudadana.

Asimismo, se incluye el tema de prohibición a establecimientos comerciales, industriales y de servicios para la expedición de plástico de un solo uso, en el que no solo se incluyen bolsas y popotes, sino también vasos, platos, cubiertos, charolas y artículos similares fabricados con materias primas derivados de combustibles fósiles.