A pesar

Juan José Herrera

Hace justo un año no existieron condiciones para que el gobernador Omar Fayad acudiera a la sede del Congreso para entregar, de manera personal, el documento de su segundo informe de actividades ante el pleno del Poder Legislativo hidalguense.

Hoy, en el marco de lo que será su tercer informe, parecen existir las mismas circunstancias, que obligarían a no hacer presencia en dicho recinto, donde priva más la necesidad de atender intereses muy particulares por parte de la mayoría “morenista”, que por ser garantes de equidad y respeto a las investiduras.

Y es que hasta el cierre de la presente edición, aún no existe confirmación de que el mandatario estatal asista para rendir cuentas del estado que guarda la administración de Hidalgo.

Bajo este panorama, donde han sido los propios “morenistas” responsables de divisiones internas y externas, queda claro que tampoco hay un voto de confianza, pues la palabra empeñada por los legisladores no tiene validez, sobre todo al denegar acuerdos previos que ponen en riesgo iniciativas de valor para la sociedad.

Sin embargo, el informe del que seguramente todos los medios darán cuenta tiene como eje a la población y, por primera vez en muchos años, un asunto de relevancia mayor como lo es la reducción histórica de la pobreza en Hidalgo.

Son los datos ofrecidos por organismos como el Coneval, los que definen y confirman la labor desempeñada por el gobierno que encabeza Omar Fayad, para atender una deuda de muchas décadas hacia las familias más vulnerables del estado y que hoy les permiten mejorar sus condiciones de vida.

La salud, la educación y, sobre todo, la llegada de nuevas y continuas inversiones que en sólo tres años superaron a los capitales de sexenios anteriores, son la base fundamental del tercer informe… muy a pesar de los diputados.

 

CLAUDICAR. La renuncia de Porfirio Muñoz Ledo a la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados federal, debería servir como ejemplo de cordura y coherencia para legisladores hidalguenses aferrados a no soltar un coto de poder para sus patrones. Igual y ahora sí le llega el mensaje a don Ricardo Baptista.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap