Abuso y pornografía

Amira Corrales

 Ha llamado poderosamente mi atención notar que en tiempos del internet, la comunicación digital y la sociedad del conocimiento, existen tantos tabúes y falsas creencias alrededor de la pornografía, y detestable, pero cierto, aún de la infantil. Y aunque es un tema muy espinoso, y principalmente doloroso para una sociedad que no sabe cuidar bien de sus infantes, no debemos perder de vista al personaje álgido de esta asquerosa trama: el observador. De cierta manera, la cultura ha hecho creer a algunos varones, desprovistos de cualquier empatía humana, pero poseedores de un narcisismo recalcitrante, que las mujeres son hechas para que ellos puedan gozar. Ahora, el asunto es más grave cuando a estos depredadores no les importa la edad de esas mujeres, que personas, sienten como cualquier ser humano. He sabido, desagradablemente, de sujetos que prefieren la compañía de niñas de secundaria, que oscilan entre los 11 y 14 años de edad, y que gustan de fotografiarse con ellas en poca ropa y subir las fotos a internet. Quizá no saben que con ello cometen no sólo un delito (abuso sexual infantil, ya que las niñas, aunque den su anuencia, carecen de la capacidad de ejercicio de sus derechos al ser menores de edad), sino que además, cometen el delito de pornografía infantil al subir las fotos mencionadas a la red. La policía cibernética es la encargada de buscar a estos tipejos, que les dan material a más pedófilos y pederastas, alimentando sus infiernos. Aquí algunas recomendaciones para prevenir el abuso sexual infantil: hable con sus hijas sobre sexualidad responsable, autoestima, cuidados personales. Las niñas saben menos de estos temas que los niños. Vigile su conducta, cualquier cambio en su forma de comer, dormir y reaccionar puede ser indicador de abuso. No les permita la compañía de hombres mayores de quienes ustedes no confíen plenamente (y aun así, vigilar). Y si el evento ya ocurrió y ustedes como madres y padres están enterados, es muy importante denunciar ante el Ministerio Público.

 

[email protected]