Inseguridad: crisis nacional que pega también a Hidalgo

-Perspectiva ciudadana es que no bajan asaltos, muertes y demás ilícitos

-Incluso con presencia de GN y Ejército prevalece ánimo de desesperanza

COINCIDENCIA SOCIAL

Ángel Hernández

Aun con la llegada de la Guardia Nacional (GN) a Hidalgo, el pasado primero de julio, y pese al reforzamiento en la presencia de fuerzas de seguridad en la zona Tula-Tepeji y algunas otras de alta incidencia delictiva como Ixmiquilpan y Huichapan, la ola de violencia en el estado no disminuye, al menos en la percepción de la ciudadanía.

Consultados al respecto, vecinos de distintos municipios como Tula, Tlaxcoapan, Atotonilco de Tula, Tezontepec de Aldama, Tepeji y Tlahuelilpan, quienes prefirieron no ser identificados por temor a represalias, coincidieron en señalar que el escenario de inseguridad en la franja suroccidente de la entidad es grave.

Afirmaron que ya no pueden vivir tranquilos y que siempre están bajo zozobra por no saber “cuándo les va a tocar a ellos”.

Comentaron que tal parece que los operativos federales no sirven de nada, porque los robos, asaltos, asesinatos y hurto de combustibles ocurren con la misma continuidad o incluso más frecuentemente que con el expresidente Enrique Peña Nieto.

Cabe resaltar que para muestra de los dichos de ciudadanos se tiene que el pasado 9 de septiembre, cuando el gobernador Omar Fayad encabezaba una audiencia ciudadana en Tula acompañado de los 30 secretarios de su gabinete, apenas a 20 minutos del lugar, en la comunidad de La Loma, municipio de Tepetitlán se registró un ataque a balazos de un grupo armado contra civiles que estaban fuera de una purificadora, la acometida dejó como saldo una persona fallecida.

Asimismo, un día después de la estancia del mandatario hidalguense en la antigua Capital Tolteca, en la localidad de San José Piedra Gorda, en el municipio de Tepeji se localizó a una persona desmembrada, cuyas partes corporales se hallaron al interior de costales, así como también algunas extremidades regadas en la barranca de la comunidad.

Sobre este hecho el secretario de Seguridad Pública local, Eder Castillo Pérez, confirmó que el cadáver descuartizado fue encontrado en el mismo lugar en que el pasado 27 de abril se encontró a otro encostalado en similares condiciones.

Tula no está exenta de la ola de violencia, apenas la semana pasada dos hombres fueron ejecutados en eventos distintos, en las comunidades de Xochitlán de las Flores y Xiteje de Zapata, respectivamente, mientras que el pasado miércoles fue hallado un hombre en estado de descomposición en San Andrés.

 

PARTES. Sobre la ola de violencia que permea en esta región del estado y en municipios como Huichapan e Ixmiquilpan, el secretario de Seguridad Pública estatal, Mauricio Delmar Saavedra, señaló que no puede hablarse de un repunte incontrolable de violencia en la entidad, pero reconoció que sí hay un alto índice de homicidios en puntos específicos como Ixmiquilpan y Tula.

Sin embargo, también aceptó el alto número de homicidios que hay en estas zonas y en otras latitudes, pero se tienen indicios muy claros que señalan que la mayor parte de homicidios dolosos en estas zonas son de personas relacionadas con el robo de hidrocarburos.

Añadió también que en casos muy específicos y en menor grado, las ejecuciones son en agravio de gente dedicada a la venta de drogas.

Indicó, sin dar cifras, que el consumo de psicotrópicos entre los jóvenes tuvo un aumento alarmante en los últimos meses, precepto con el que coincidiera Ignacio Hernández Curiel, director de Seguridad Pública de Atotonilco de Tula, quien mencionó que incluso han descubierto a menores que desertan de la escuela para dedicarse al narcomenudeo.

 

MUERTOS. Respecto a los cadáveres desmembrados localizados en Tepeji, Eder Castillo Pérez sostuvo que, a reserva de investigaciones oficiales, los difuntos no son originarios del municipio, sino que los vienen a dejar del Estado de México.

Entonces, para evitar que la demarcación se convierta en un tiradero de ejecutados, de manera inmediata reforzarán la seguridad en los límites con la entidad mexiquense, operativo en el que apoyarán elementos de la GN desplegados tanto en Hidalgo como en el Edomex.

Por último, el alcalde de Tula, Gadoth Tapia, reconoció que los índices delincuenciales se mantienen a escala nacional tras dos meses y medio del despliegue de la GN, pero justificó que se necesita más tiempo para que la estrategia del Gobierno de la República empiece a dar resultados.

Agregó que 75 días son muy pocos para sacar un balance real de la labor de la GN y que el tema de seguridad no puede ser sólo de los tres órdenes de gobierno, sino que se necesita también ayuda de la ciudadanía.

Refirió que en un escenario nacional los índices se mantienen, pero en la esfera local se trata de actuar lo más responsablemente posible y se ha buscado atender las necesidades de oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública para que no incurran en malas prácticas.

Adelantó que en próximos días, sin precisar fechas, entregará parque vehicular y mayor equipamiento para agentes, aunque reiteró que quizá el tema de la seguridad no se solucione con más policías y más armamento, sino que deben atenderse las causas sociales de la inseguridad.

Llamó a la sociedad a retomar los valores y buenas costumbres. Por último sostuvo que hace falta retomar el civismo y los principios de antaño, donde se inculcaban buenas formas y amor a la patria, “quizá eso es lo que haga falta para sacar al país de esta crisis que lo está matando, literalmente”.