Se avecina crisis y enfrentamiento 

Leonardo Herrera

En dos semanas más se conocerá si el presidente de la junta de gobierno Ricardo Baptista González cumple con el acuerdo político pactado con legisladores del PRI María Luisa Perez Perrusquia y del PAN Asael Hernández y avalado por el gobierno federal a través del entonces subsecretario de gobernación Zoé Robledo, para rotar la presidencia de la junta de gobierno o pretende retenerla los dos años restantes.

Baptista González está empeñado hasta ahora en mantener la coordinación y para ello recurre a todos los argumentos posibles legales y políticos, lleva constantemente expedientes a los operadores del gobierno federal y del presidente Andrés Manuel López Obrador, para tratar de convencerlos de qué hay intromisión del ejecutivo en las tareas del legislativo y hasta denuncia hostigamientos y compra de “voluntades” de legisladores de Morena.

Con su equipo de asesores y abogados del grupo universidad, el legislador de Morena por Tula busca el andamiaje que les permite mantenerse en el control de manera legal, aunque no sea legítima y pasando por ello por encima de un pacto que evitó siguiera la crisis y parálisis legislativa hace ya un año.

La salida de Robledo Rincón complicó la operación política en Hidalgo pues fue el actor  que logró mantener la interlocución entre el gobierno del estado y la actual legislatura y establecer los puentes necesarios para evitar desgastes y una crisis que amenazaba con escalar a nivel federal y que hubiera dejado resultados desfavorables tanto para el gobierno estatal como para las diferentes fracciones parlamentarias.

Esta semana que recién termino el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo pronunciamientos a propósito de las luchas por la coordinación legislativa en el senado y el congreso de la Unión y calificó como vergonzoso los intentos de los morenistas por modificar la ley orgánica del legislativo para retener la coordinación, pero Baptista dijo que el caso de Hidalgo no era similar al congreso de la unión aunque calificó de aceptables sus declaraciones, pero solo eso, pues mantiene sus intenciones de perpetuarse los dos años restantes de la legislatura. 

El escenario será complicado y en la puerta se anticipa nuevamente una crisis y tensión, en la que dicen la Secretaria de Gobierno Olga Sánchez podría entrar a la negociación y esto significaría un golpe a las pretensiones de Baptista González que no tiene la mejor relación ni el apoyo de la ex ministra, cómo si el gobernador del estado Omar Fayad y varios de sus operadores políticos incluyendo al Secretario de Gobierno Simón Vargas.

De mi tintero. La secretaría de la contraloria tiene todo un expediente completo que dicen ya está en el escritorio del gobernador del estado, sobre las irregularidades del rector de la Universidad Politécnica de Tulancingo, donde se incluye nombre de aviadores hasta gastos millonarios excesivos…Que resulta sorprendente las reuniones y acercamientos del diputado Ricardo Baptista y el alcalde Pedro Porras con integrantes de la Emoresario construcciones Tapia inhabilitada y multada por nexos con el caso Odebrecht…

 

[email protected]