No al miedo

David Tenorio

Thompson, influyente periodista de la BBC de Londres, y del The New York Times, nos dice acerca del efecto que tuvieron los medios de comunicación tradicionales con la llegada de las redes sociales, “el efecto más importante que tuvieron tanto la nueva tecnología como la apertura de las industrias mediáticas fue trasladar mucho más poder a las manos del público”. Con las redes sociales, el poder también corrompe al ciudadano, o más bien es terreno fértil de grupos de interés que las utilizan con el fin. ¿Las redes sociales siguen siendo un instrumento que les permite expresarse libremente? La respuesta es sí, las redes sociales logran que los problemas locales sean temas sobre los que se hable y se debata a nivel nacional y global, transmitiéndose de forma viral entre la población.

La opinión libre en las redes genera en diversas medidas una inteligencia colectiva que deriva en una sociedad más activa y preocupada por sus derechos y por los derechos de quienes les rodean. Y sobre todo las redes han alentado a la ciudadanía para que se sienta partícipes de las comunidades donde viven, algo que se había perdido y que se rescata con este nuevo espíritu social.

Pero en el uso de la libertad de expresión, esta es mal utilizada por grupos con intereses particulares, que buscan el descredito de los gobiernos, periodistas, medios de comunicación, personajes públicos y cualquiera que afecte sus intereses. En las redes sociales podemos apreciar como pululan los troles, y los bots que forman parte de la otra cara, ese rostro donde impera la intolerancia, y el sectarismo. Las redes sociales solo las envilecen quienes abusan de estos recursos tramposos.

La magnífica herramienta con la que contamos sirve para elevar el nivel de conciencia y participación ciudadana para servir a nuestro País, y a  nuestra comunidad, no de envilecer la incipiente Opinión Pública o promover el miedo a través de la mentira y el rumor.

Twitter: @David_Tenorio