PRD, reconformarse 

Alberto Witvrun

Alberto WitvrunLas elecciones del 5 de junio dejaron en el Partido de la Revolución Democrática (PRD) como saldo el fin de la etapa del cerbero de tres cabezas que conformaron en la última década José Guadarrama, Isidro Pedraza y Luciano Cornejo repartiéndose el poder hasta que con apoyo del expresidente nacional Carlos Navarrete el de Jacala de apoderó de la estructura burocrática.

La salida de personajes centrales en la historia del perredismo hidalguense como Luciano Cornejo, Pedro Porras y Ricardo Baptista,además de los desprendimientos que originó el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) propiciaron nuevas alianzas que llevaron a la conformación de un bloque de la “chiquillería” cuyo crecimiento se observó en la definición de

las candidaturas de representación proporcional.

El nuevo bloque logró 60 votos para Marco Antonio Rico contra 80 a favor de Marco Antonio Ramos que recibió apoyo del Frente Democrático Hidalguense (FDH), Unidad de la Fuerza

Indígena y Campesina (UFIC) y de lo que quedó del grupo Cornejo-Porras; por lo que ya se considera existe una tercera vía que peleará por un nuevo proyecto en las elección interna del sol azteca que debe celebrarse en marzo de 2017.

Por lo pronto hay quien urge una evaluación sobre el pasado proceso para conocer las causas de los once triunfos en ayuntamientos, la primera diputación de mayoría, pero sobre todo las derrotas porque es claro que si hay que anotarle puntos a la dirigencia que encabeza Ramón Flores, estos no rebasan cuatro ayuntamientos porque no hubo un proyecto partidista.

 

El resultado a pesar de la interesante votación total que logró el PRD cuando se pronosticaba su debacle por la crisis nacional que aqueja este partido, preocupa a José Guadarrama y a su FDH, porque su fuerza interna esta seriamente dañada y puede perder el control del partido en seis meses.

 

Twitter: @tlacuacherias