Hay de despidos a despidos

Carlos Camacho

 

Carlos Camacho En el municipio de San Salvador un grupo de empleados de confianza fue dado de baja con su correspondiente liquidación, en cambio en Zimapán unos 50 trabajadores perdieron su empleo de un día para otro y cuando reclamaron su liquidación, la respuesta de la autoridad fue: “no hay dinero”, aunque se sabe que el exalcalde Carlos Teodoro Ortiz dejó 11 millones de pesos en las arcas municipales.

En Huejutla la administración del alcalde pesista, Raúl Badillo Ramírez, enfrenta serios problemas financieros para cubrir la nómina de más de 800 empleados, pues su antecesor, José Alfredo San Román Duval, no sólo no previó ese gasto, sino que todavía “le dio un pellizco” al aguinaldo que se deberá cubrir en diciembre próximo.

Además dejó de pagar más de 1 millón de pesos por concepto de Impuesto Sobre la Renta, un impuesto que en automático se le retira de su salario al trabajador y en automático debería reportarse a la autoridad, cosa que no ocurrió.

En Santiago de Anaya se habla de un importante faltante que dejó la autoridad anterior y ahora deja en serios problemas a las autoridades entrantes.

Erick Marte Villanueva, un exitoso empresario minero, que ha sido diputado federal en dos ocasiones, se hizo de la presidencia de Zimapán, con la bandera del Partido Acción Nacional (PAN) y le arrebató el poder al PRI.

Lo que la gente no esperaba era una actitud como la asumida con los trabajadores, a quienes obligaron a instalarse en plantón permanente, ya no para exigir su reinstalación o mantener su empleo, simplemente para que les paguen su indemnización.

Estos son algunos ejemplos de los problemas que enfrentan las nuevas autoridades municipales, a partir del 5 de septiembre, como ocurre igual con Pachuca, donde unas 60 personas también perdieron su trabajo y ahora esperan al menos su respectiva liquidación.

 

[email protected]