Emerge nuevamente queja por la inseguridad: piden ayuda al edil

-Ante próximos trabajos los vecinos solicitan mayor iluminación de la periferia

-Residentes no salen por temor a que también los agredan o bien a las represalias

ANTIGUA ESTACIÓN DEL FERROCARRIL

Ángel Hernández

pag-09-seguridadReiteraron vecinos de la antigua estación del ferrocarril en Tula la añeja queja por la inseguridad vivida en la zona.

Solicitaron al alcalde Gadoth Tapia Benítez que “ahora que se van a ejecutar los trabajos sobre las vías para la nueva arteria vehicular se tome en cuenta un rescate integral del área”, que incluya un aumento de la seguridad y mayor iluminación de la periferia.

Durante un recorrido de supervisión de la nueva arteria que se construye sobre la infraestructura ferroviaria explicaron al Ejecutivo tulense que la franja que va desde el callejón de Mina hasta la calle Francisco Zarco en la segunda de Barrio Alto, sigue siendo un nido de delincuentes.

Dijeron que lo anterior pese a los trabajos que la gestión pasada realizó en la zona, para trasladar la biblioteca pública municipal a una de las naves de la antigua estación del ferrocarril Tula, “después de las 18 horas que se muere toda actividad en la periferia, el lugar vuelve a manos de los malvivientes”.

Enunciaron que se ve y se escucha de todo, gente corriendo y gritando “en esta zona a quien pase después de las 18:30 lo asaltan”.

Dijeron que en un hostal se escuchan ruidos de cualquier naturaleza, pero que los residentes no salen “por temor a que también les toque en el momento o a represalias”.

Asimismo sostuvieron que minutos antes de las 6 de la tarde, ya se pueden ver a los drogadictos y alcohólicos retornar a la zona, pero que no les dicen nada por temor a ser víctimas de algún tipo de violencia.

Describieron que la misma situación se ha presentado por décadas sin que hasta ahora ninguna autoridad haga algo para solucionar la problemática.

Por ello pidieron el aumento inmediato de la seguridad en la zona. En respuesta a las quejas de la ciudadanía el alcalde, requirió se presentara en el lugar el secretario de Seguridad Pública municipal, Fermín Hernández Martínez, para atender la situación lo más rápido posible.

Finalmente los vecinos pidieron retirar un viejo vagón del tren que se encuentra a un costado de la calle Francisco Zarco y que sirve como escondite de las personas que delinquen, “además para que la gente viciosa vaya a drogarse”.

Gadoth Tapia comprometió iniciar las gestiones para la reubicación del tranvía.