Marcha por el prestigio masculino: citas

Amira Corrales

Amira Corrales “El sueño que me parece más atractivo es el de una sociedad andrógina y sin género…, en que la anatomía sexual no tenga ninguna importancia para lo que uno es, lo que hace y con quién hace el amor”. GayleRubin

“La orientación homosexual, al igual que la heterosexual, ha existido siempre desde épocas remotas y a lo largo de los tiempos entre seres humanos y animales. La condición homosexual no constituye en sí misma un peligro o ‘amenaza’ para la sociedad, pues una gran parte de ellos suelen mantener relaciones íntimas y privadas con adultos de igual orientación, sin afectar en nada a los que le rodean. Por otra parte, se ha constatado de forma científica la falsedad de la creencia popular referente a que ellos suelen sentir preferencias por niños o adolescentes, tendencia esta que, proporcionalmente se constata, se da con mayor frecuencia entre los heterosexuales”, González y Castellanos.

“Las relaciones de sexo han dado lugar, en todas las sociedades, a un dispositivo de alianza que consiste en un sistema de matrimonio, de fijación del parentesco y la transmisión de nombres y bienes. Este dispositivo ha perdido importancia a medida que las estructuras políticas y económicas dejaron de hallar un soporte suficiente; sin embargo, aún definen lo permitido y lo prohibido, lo prescrito y lo ilícito. Así, en todos los tiempos, y probablemente en todas la culturas, la sexualidad ha sido integrada a un sistema de coacción, pero hasta fecha reciente, ha sido repartida de manera rigurosa entre salud y enfermedad, entre lo normal y lo anormal”, Carlos Fonseca Hernández.

“Toda esa atención charlatana con la que hacemos ruido en torno de la sexualidad desde hace dos o tres siglos, ¿no está dirigida a una preocupación elemental: asegurar la población, reproducir la fuerza de trabajo, mantener la forma de las relaciones sociales, en síntesis: montar una sexualidad económicamente útil y políticamente conservadora?”, Michel Foucault

“…Lo que interesa es la manera cómo las relaciones sociales entre los sexos en todas sus manifestaciones -la división sexual del trabajo, el matrimonio, la consanguinidad- inciden en el prestigio masculino, y cómo se interpretan esas influencias”, Sherry B. Ortner y HarrietWhitehead.