Anuncia Fayad nueva medida de austeridad

 

-Pese a que recortes no afectaran en teoría, estableció dicho programa

-Intención es reducir gastos innecesarios y destinar recursos a planes

MENSAJE ENVIADO

 

Rosa Gabriela Porter

p3-recorteAunque al estado de Hidalgo no impactará en mayor medida el recorte al presupuesto para el Ejercicio Fiscal 2017, el gobierno de Omar Fayad Meneses implementará un plan de austeridad a partir del próximo año, con el objetivo de que el gasto administrativo sea eficiente.

En mensajes reiterativos el mandatario estatal reconoció que las aportaciones y participaciones federales dirigidas a la entidad no sufrirán disminuciones, pero algunas dependencias, como Petróleos Mexicanos (Pemex), que etiquetaron menos de 102 millones de pesos comparado con 2016, sí atentan contra el desarrollo de diversos proyectos en Hidalgo.

Por tanto, Omar Fayad sostiene reuniones constantes con los diputados federales para gestionar más recursos en los ramos que interesan al estado, tales como desarrollo social, comunicaciones y transportes, educación, salud, entre muchos otros.

Cabe mencionar que además del recorte para el presupuesto 2017, durante este año la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) aplicó diferentes ajustes preventivos por más de 132 millones de pesos.

Otro aspecto a destacar es que en el anteproyecto se exhibe que la Secretaría de Educación Pública (SEP), así como la de Comunicaciones y Transportes (SCT), además de Salud, son las tres oficinas federales que más dinero redujeron.

Fayad Meneses indicó que los ajustes presupuestales no son culpa de Hidalgo o de México, sino que dependen del comportamiento bursátil a escala internacional, así como los precios del petróleo, dólar y circunstancias político-económicas.

“Ahora que les platique el tema del presupuesto daré a conocer cómo recibo el estado en indicadores, después les diré como está en finanzas y finalmente las medidas que adoptaré para el embate de esta situación económica que no es culpa de Hidalgo ni de México, es culpa de vaivenes mundiales de la economía, caída del precio del petróleo, subida del dólar y otras”.

De igual forma, parte de este plan de austeridad está la reingeniería en la administración estatal, con la desaparición de secretarías o dependencias que duplicaban funciones, nóminas abultadas, además de ahorros en uso de vehículos y telefonía celular de los funcionarios.