Cereso de Ixmiquilpan es un hervidero, reporta la CDHEH

-Hay diversos riesgos al mantenerse el hacinamiento en dicho reclusorio

-Un alto porcentaje de los presos son indígenas, según actual análisis

NADA CAMBIA

 

 

Hugo Cardón

p21-ixmiquilpanMínimos los cambios generados al interior de Centro de Readaptación Social (Cereso) de Ixmiquilpan, en cuanto a población se refiere, pues según el diagnóstico penitenciario de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), de 163 internos registrados en 2015 en 2016 contabilizó 153.

El estudio precisa que prevalece la sobrepoblación, pues actualmente posee 187 por ciento más de capacidad, observación que año tras año se repite, al igual que en otros centros penitenciarios del estado.

En el caso específico de Ixmiquilpan la capacidad del Cereso para albergar internos es de 54 personas, aproximadamente; no obstante, su población actual es de 155, dos veces más de lo recomendado para que los presos logren la readaptación.
Otro dato revelador es que de 155 internos, 34 por ciento son indígenas; es decir, 53 personas, de las cuales 51 pertenecen a la etnia hñahñu y son originarios del Valle del Mezquital, mientras que el resto pertenecen al grupo étnico náhuatl.
Entre la población de este centro de readaptación puede contarse un total de 10 mujeres, quienes fueron ingresadas por delitos del fuero común, por lo que muchas de ellas cumplen condenas cortas, por decirlo de algún modo.
Aunado a lo anterior se informó que la totalidad de los presos se desempeña laboralmente, ya que cuenta con talleres de carpintería, artesanías, bordados y papiroflexia, mismos que les permiten tener algunos ingresos económicos con los productos que desarrollan.

Cabe mencionar que desde hace 10 años se ha plateando la edificación de un nuevo Cereso; sin embargo, esta iniciativa no se ha concretado por la falta de recursos económicos.