Afirma Meléndez que el PRI no será la tapadera de nadie

 

-Señaló el dirigente estatal que permanecen atentos respecto a irregularidades

-Para en su caso retirarles militancias y expulsar a servidores irresponsables

PURAS AMENAZAS

 

Rosa Gabriela Porter

p4-priPermanece atento el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en caso de que autoridades fiscalizadoras confirmaran irregularidades por parte de Sergio Islas Olvera, exdirector del Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo; Filiberto Hernández, exalcalde de Mineral de la Reforma, u otro servidor público de la pasada administración estatal, pues iniciaría un proceso de suspensión de derechos de militancia; de acuerdo con el presidente, Alberto Meléndez, “la cúpula ‘tricolor’ no será tapadera de nadie”.

“Daremos seguimiento puntual a lo que marque la norma en términos de procesos fincados, el partido tiene que ser coherente con lo que hemos hablado y postulado, sobre todo tenemos que ser responsables frente a la sociedad, si hay un servidor público que no cumplió con esa responsabilidad en la cual se depositó la confianza debe ser observado y en todo caso sancionado”.

En días pasados la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI suspendió derechos políticos al todavía gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y otros seis priistas ante la evidencia de situaciones graves cometidas durante la administración estatal.

Cuestionado al respecto, el líder hidalguense sostuvo que el discurso del partido es cuidar la transparencia de recursos públicos, por tanto respetarán esa línea de coherencia y en caso de que comprobarse actos ilegales cometidos por afiliados “tricolores”, aplicaría un procedimiento de expulsión.

“El partido nunca será tapadera de nada ni de nadie, al contrario, creo que en esa responsabilidad está la oportunidad de que ciudadanos confíen en nosotros”.

Desde que concluyó la administración del exgobernador Francisco Olvera, trascendieron diferentes acusaciones sobre posibles desvíos de dinero público; por ejemplo, en el caso del extitular del Sistema de Radio y Televisión, lo inhabilitaron como servidor por más de seis años, además de recibir una multa por 1 millón 700 mil pesos.

Además de señalarse anomalías cometidas por otros funcionarios de extracción priista.