Tuzobus, beneficio a permisionarios

Alberto Witvrun

 Alberto WitvrunEl polémico proyecto Tuzobus planteado para darle mejor movilidad a Pachuca y zona metropolitana se mantiene en el ojo del huracán porque representó un alto costo electoral para el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y porque existe una gruesa cortina de opacidad, que lo convirtió en jugoso negocio para los “sacrificados y abnegados” concesionarios por darle gusto político al anterior gobierno.

A los propietarios del medio millar de unidades retiradas de la circulación les fue entregada una cantidad desconocida de dinero por aceptar el proyecto; luego el gobierno los convirtió en socios de la empresa en inmejorables condiciones porque les pagan por kilometraje no por pasajero así que no les interesa si el sistema alcanza las metas de usuarios trazadas para hacerlo rentable.

Además el sistema es subsidiado teóricamente con 20 millones de pesos este 2016 y se había programado la misma cantidad para 2017, como lo reveló en tribuna la diputada perredista en la anterior legislatura Imelda Cuéllar Cano, sin que hubiese respuesta oficial, además trabajadores de las empresas que ejecutaron la obra afirman ahora que nunca hubo un proyecto previo de ingeniería.

Y las 502 concesiones retiradas por acuerdo entre el gobierno y los concesionarios encabezado por Joaquín Gutiérrez García y Francisco Hidalgo Benítez (que aportaron el 50 por ciento), les fueron repuestas semanas antes de concluir la administración olverista, así que los socios del Tuzobus están por demás bien pagados.

Por eso se requiere una investigación a fondo en diferentes vertientes no sólo un estudio técnico que determine el futuro del Tuzobus; es urgente que se aclare el tráfico de influencias, porque para darle vida al proyecto se retiraron 500 concesiones y silenciosamente otorgaron más de 600 para las principales ciudades, sin que se haya resuelto el problema de movilidad en Pachuca.

 

Twitter: @tlacuacherias