Velas, no pabilos

Alberto Witvrun

Alberto WitvrunA un mes de iniciado el gobierno de Omar Fayad Meneses crecen las expectativas creadas por el discurso anticorrupción del mandatario, secundado por varios de sus secretarios que no han tenido una tarea fácil con los recortes de personal, que ya generaron la reacción de los trabajadores burócratas ante el inmovilismo del Sindicato Único de Trabajadores al Serviciodel Poder Ejecutivo del Estado de Hidalgo (SUTSPEEH).

Conforme avanzan los días también se observa el malestar en un sector de la clase política que se siente agraviada por no ser contemplada en la integración del gabinete, por el contrario, varios personajes han sido desplazados que argumentan que tienen trayectoria, trabajo y han dedicado gran parte de su vida a colaborar para que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se mantenga en el poder.

Respecto al sentir de sectores importantes de la población, esperan ya, no sólo el adelgazamiento de la burocracia, no tardan en demandar directamente a través de los organismos empresariales y de la sociedad civil organizada que sean llevados ante la justicia algunos exfuncionarios señalados constantemente por casos de corrupción y excesos.

Omar Fayad mantiene el bono de haber ganado ampliamente la elección con una suma cercana a los 500 mil votos y no puede para concretar el proyecto de gobierno que pretende dejar estas acciones sólo en el discurso mediático, pero tampoco juzgar a priori, toda medida debe estar bien respaldada, para aumentar su credibilidad.

Junto a las tareas de gobierno debe hacer sentir su mano política porque si bien su elección fue sui generis, una asignación importante es reposicionar al PRI para enfrentar con solvencia las elecciones 2018 y mantener a Hidalgo como bastión “tricolor” sin importar quién sea el candidato presidencial, pero más aún si el exgobernador y secretario de Gobernación es el postulado.

 

Twitter: @Tlacuacherias