La Esquina

Los ánimos en el escenario estatal, nombramientos especialmente, revelan nuevos panoramas por la dinámica que establecen las “estrenadas” administraciones y en ese sentido, la tónica no es tan predecible por eso es que las convulsiones pueden presentarse de un momento a otro. Sin más ni más, la paciencia es una de las cualidades que varios actores, políticos o no, deben aprender a manejar porque si no pasarán por corajes que para los mortales resultan innecesarios.