El espinoso caso de las notarías

Carlos Camacho

 

Carlos Camacho Sin duda ha sido el tema que más ha confrontado al gobierno de Omar Fayad Meneses con el de su antecesor, Francisco Olvera Ruiz, por el número de patentes que firmó el exgobernador para una serie de personajes de la vida política en la entidad, algunos de ellos sus colaboradores en el sexenio anterior, lo que se ha interpretado como el “pago de facturas” o de beneficios para los allegados a Olvera Ruiz, pasando por encima de la ley de notariado.

Por eso, quizá, Fayad Meneses ha declarado que se haría una exhaustiva revisión y de encontrar irregularidades podrían desautorizarse dichas notarías.

El asunto tal vez no hubiera alcanzado tal notoriedad ni hubiera sido tema de diversas publicaciones periodísticas, de no haber sido por la demanda de amparo promovida por los abogados Julio Gálvez Reyes y Emmanuel Rosales, que dio motivo a la creación del expediente 10781/2016, en el que se propone que han sido violados diversos artículos de la Ley de Notarías.

Ellos han interpuesto un amparo directo contra el Congreso local y el gobierno estatal; el 31 de octubre tendrán audiencia en el juzgado cuarto de distrito, donde está radicado el amparo contra las autoridades ya señaladas y 23 personas llamadas terceros interesados.

Los abogados infieren que la autorización de esas 23 patentes se entregaron como se estila cada fin de sexenio o en el transcurso del mismo, más como un estímulo a la amistad, al compadrazgo o la lealtad manifiesta de algún personaje, que con base en lo establecido por la ley.

No se sabe si las indagaciones llegarán hasta el sexenio de Manuel Ángel Núñez Soto, quien firmó en el año 2003 una patente de notaría en favor de Víctor Manuel Fayad Meneses, en el distrito judicial de Apan, o ese asunto quedará exento de la promoción del amparo directo hecho por los abogados Gálvez y Rosales.

 

[email protected]