Y sigue subiendo la gasolina

Carlos Camacho

Carlos CamachoCada vez caen más “huachicoleros” y ladrones de combustibles de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y al mismo tiempo cada vez se vende más gasolina “barata” fuera de los establecimientos autorizados, al tiempo que la red de gasolineros de Hidalgo afirma que el desabasto de combustible en sus expendios ronda el 60 por ciento.

Las autoridades hablan de decomisos de vehículos, de equipo para conectarse a los ductos de Pemex y, en algunos casos, de la detención de los responsables. No se habla de sanciones a los delincuentes.

El panorama en sí es desalentador para los consumidores de combustibles y de la misma paraestatal. El gobierno recién propuso al Congreso de la Unión la liberalización de precios de las gasolinas, a partir del primero de enero de 2017, de forma gradual y regional.

Durante la primera mitad de 2016 México importó 12 mil 649 millones de litros, por un valor de 4 mil 938 millones de dólares, de acuerdo con reportes de la Secretaría de Economía.

Eso sí, suba o baje la gasolina de importación la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se quedará con su impuesto, y el consumidor llevará la carga de adquirir gasolina cara, porque los importadores la comprarán en dólares.

En el país hay seis refinerías ubicadas en Salamanca, Salina Cruz, Minatitlán, Cadereyta, Tula y Ciudad Madero, que operan a la mitad de su capacidad, pues sufren de los recortes presupuestales.

Con la propuesta del gobierno y los recortes, Pemex deja la mesa puesta a los importadores privados de las gasolinas.

Todo esto sin contar con el impacto en la economía nacional, que provoca el robo de gasolinas de los ductos de Pemex en todo el país, cuya actividad se ha apropiado ahora el crimen organizado, como parte de su catálogo de actos fuera de la ley, para financiarse y mantener su estructura económica boyante.

 

[email protected]