El negocio

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreHace muchos años que el pragmatismo desplazó las ideologías partidistas y en época electoral son muchos los «políticos» que calculan, especulan e invierten para que en el peor de los casos, obtengan millonarias ganancias.
Sin importar la filiación partidista es muy común que alcaldes o gobernadores calculen el resultado de las elecciones para «apostar» al ganador aunque no compartan la misma fragua; de esta forma cuando venga la sustitución en el servicio público, habrá garantías de buen trato.
En las pasadas elecciones estatales, abundaron «los inversionistas» que a sabiendas de la derrota en las urnas para sus correligionarios, decidieron ganar algo de impunidad y millones de pesos. En breve saldrá a la luz, el cómo y cuándo se operó para entregar recursos y obstaculizar el trabajo entre priistas de Pachuca y Mineral de la Reforma con el claro fin de ganar dinero ante la inminente derrota electoral.
Prácticamente todos los alcaldes se han acercado al gobernador, Omar Fayad, para informarle sobre la falta de comprobación en obras públicas, incumplimiento en avance físico pero sobre todo, el desorden administrativo en el que reciben sus municipios. Los vicios históricos que contaminaron las coordinaciones regionales terminaron por ser cómplices o herramientas de los presidentes municipales para ocultar sus manejos.
Los que no dicen los alcaldes que acaban de iniciar gestiones es que muchos, si no es que todos, pactaron en algún momento con sus antecesores o con las máximas autoridades estatales para «limpiar» el camino a su victoria electoral. Se quejan de falta de recursos, quieren dinero para cumplir compromisos pero no pretenden impulsar auditorías ni persecuciones al más puro estilo del “Príncipe de la Canción” que pregonaba «Ya lo pasado, pasado».
Con el paso de los años y la famosísima alternancia, el negocio de la política se hace cada vez más jugoso pero también hace más cínicos a sus actores, cuando la clase política hidalguense se pregunta ¿qué va a ser de nosotros? Preocupada porque desaparecen las nóminas secretas, los privilegios, las «aviadurías» no hace falta mucho para darse cuenta que fueron estos privilegiados los que secaron las arcas públicas.

 

Twitter: @bamtorre

@vocales_radio