De lujo

Juan José Herrera

Juan José HerreraA poco más de un mes del cambio de estafetas en la gubernatura y en sus dependencias estatales prevalece un tema que durante años ha servido como moneda de cambio político, para pago de favores a los cuates, de quienes dejan cada administración.

Las recientes declaraciones del gobernador Omar Fayad respecto a la concesión de taxis ponen “el dedo en la llaga” y representan una nueva esperanza para decenas de trabajadores del volante con años de servicio que nunca se ven beneficiados.

De ser cierto, así como otras tantas promesas que acumula el hoy mandatario estatal, habrán de revisarse a fondo y, en su caso, revocarse dichas prebendas a quienes incluso nada tienen que ver con el tema del transporte público y que, por tanto, representarían otro peldaño más de esa escalera de la corrupción que supuestamente pretende derrumbar.

A poco más de un mes de tomar las riendas del rubro, el subsecretario Rufino León, más preocupado por ahora con entregar el estudio requerido para ver qué se hace “con esa cosa” del Tuzobús (Omar Fayad dixit), tiene ante sí otro reto que urge soluciones prácticas.

La llegada a Pachuca del denominado “Advant Plus”, servicio de transporte privado tipo “Uber” o “Cabify”, que comenzó operaciones este mismo miércoles y que cobra comisiones del 10% a sus socios (conductores, que ganarían entre 400 y 500 pesos por turno de ocho horas), también debe abrir el debate a aspectos como la competencia, sí, pero sobre todo hacia la cuestión de la regularización de permisos para operar y circular, seguros del viajero, así como nombres o relaciones de quienes serán ahora los verdaderos “ganones” con dichas unidades.

Si bien sigue siendo un “talón de Aquiles” la pésima calidad del servicio que ofrece la mayoría de nuestros inurbanos chafiretes capitalinos, y en el resto de la entidad, esta situación podría adquirir tintes muy similares a los que ya vivió la Ciudad de México, de donde justamente proviene el propio León Tovar, con la aparición de “Uber” y que pueden incluir el repudio con violencia.

Algunos hablan también de cierto encontronazo que tuvieron ya las actuales autoridades con el pasado responsable, Roberto Terán, quien por ahora debe responder a las afirmaciones del gobernador respecto al informe detallado sobre nombres y números de placas de concesiones que repartió Francisco Olvera en sus últimos 15 días de administración.

Otra pregunta que deberíamos hacernos es si ¿realmente Pachuca está preparada para pagar más por un servicio “de lujo”, cuando hablamos de sueldos que apenas alcanzan para sobrevivir? ¿Quiénes son entonces los beneficiarios?

 

REDUCTOS. ¿No que sólo saldrían aquellos que no cumplían con su labor y sus horas de trabajo? ¿Y se quedan [email protected] que no hacen ni deshacen?

 

      Twitter: @juanjo_herrerap