Siguen rodando cabezas

Carlos Camacho

Carlos CamachoComo la Catrina, guadaña en ristre, el gobernador Omar Fayad Meneses sigue abriendo frentes en busca de funcionarios corruptos para aniquilarlos, laboralmente hablando, y de acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH) hay 350 carpetas de investigación en contra de igual número de funcionarios, por presuntos hechos delictivos.

Aunque no precisa si esos funcionarios son de la anterior o de la actual administración.

Y en esa lucha anticorrupción el propio Fayad Meneses, en gira por la Huasteca, anticipó que se revisará la también discutible entrega de por lo menos mil concesiones de taxis, proceso en el que, dijo, “hubo falta de sensibilidad” y se dieron permisos a personas que nada tienen que ver con el transporte.

Roberto Rico Ruiz, otrora representante legal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en diversas instancias y recién nombrado director del Instituto de la Función Registral (antes Registro Público de la Propiedad), anunció el cese de cinco registradores públicos por actos de corrupción, además de iniciarse los procedimientos administrativos en su contra, para su inhabilitación.

Advirtió que no se tolerarán dádivas o “mordidas” para agilizar trámites.

El director del Cuerpo de Bomberos de Pachuca, Sebastián Moreno Díaz, quien prestó sus servicios desde joven, gracias a la herencia vocacional de su padre, comandante Othón Moreno Islas, ha sido víctima de la guadaña y pasó a formar parte de lo que irónicamente denominan los propios afectados, Reserva Nacional de Talentos (Renata).

Así, en diversas áreas del aparato gubernamental ha llegado la operación asepsia, con el argumento de que hay que acabar con “aviadores” y funcionarios corruptos, lo cual hasta el momento no se sabe si aplica para todos los despedidos.

Por lo pronto el gobernador Omar Fayad sigue abriendo ventanas para “airearlas”, transparentarlas y convertirlas en oficinas en las que el objetivo principal sea el ciudadano que acude a solicitar un servicio.

Lo malo es que aquí han agarrado parejo en eso de las despedidas.

 

[email protected]