Culpa Charrez a funcionario de armar a grupos en región

 

-Afirmó que fue Ramírez Furiati quien entregó armamento de grueso calibre

-Indicó panista que el propio gobernador tenía conocimiento de estos temas

ASUNTO CALIENTE

 

Jocelyn Andrade

p3-charrezAcusó el diputado Cipriano Charrez Pedraza, al subsecretario de Gobierno en el Valle del Mezquital, Alejandro Ramírez Furiati, de ser el responsable de armar a grupos de encapuchados que aparecieron recientemente en la comunidad de San Juanico, del municipio de Ixmiquilpan.

Indicó que fueron los propios pobladores de la región quienes hicieron los señalamientos en contra del funcionario estatal, de entregarles armas de alto calibre para presuntamente defenderse.

“Algunos pobladores acusan al propio subsecretario de Gobierno del Valle del Mezquital, de ser quien los armó y los preparó y que entre ellos pudieran defenderse y calmar a comuneros, porque pretenden adueñarse de un predio que supuestamente forma parte de una zona comunal que es de un ranchero”.

Recordó que hace unos meses hubo un enfrentamiento en esta comunidad entre supuestos comuneros y quienes se ostentan como propietarios de un predio, donde hubo quema de alrededor de 20 vehículos y hasta ahora no hay ninguna investigación o intervención.

Hace unos días aparecieron en redes sociales videos en los que se mostraron personas encapuchadas y portando armas de alto calibre, por lo cual el legislador panista comentó que esto ya se había informado al gobernador Omar Fayad, quien respondió que la Secretaría de Gobierno sería la encargada de atender e investigar el asunto.

Por ello lamentó las declaraciones del titular de esa dependencia, Simón Vargas Aguilar, donde desconoció la aparición de estos grupos armados y aseveró que no hay “focos rojos” en ninguna región hidalguense.

“Es un foco rojo, yo lamento la opinión del secretario de Gobierno, que haya dicho que no tiene información de la aparición de grupos armados cuando sí los hay y no puede pasar desapercibido que hayan quemado más de 20 vehículos y que hayan hecho destrozos”.

 

ANTECEDENTE. En esta región existe una problemática de terrenos desde hace varios años, pues no hay acuerdos entre comuneros y los pequeños propietarios de un predio de 258 hectáreas, conflicto que continúa en los tribunales.

Afirmó que existe un diálogo permanente con el gobierno estatal; sin embargo, es necesaria la intervención de las autoridades en la zona para desarticular los grupos de encapuchados y deslindar responsabilidades.