Invida, operaciones raras

Alberto Witvrun

Alberto WitvrunEn el combate a la corrupción del actual gobierno hay un flanco olvidado cuya punta del iceberg es el atentado contra el patrimonio de la viuda del exdiputado y exsecretario de Gobierno, Efraín Arista Ruiz, a quien tratan de birlarle dos terrenos mediante fraudulenta operación iniciada en 2013 desde el Instituto de Vivienda, Desarrollo Urbano y Asentamientos Humanos (Invida), cuando su titular era Jesús Romero Quintanar, exsecretario de Obras Públicas.

Cecilia Velasco, viuda de Arista, adquiere en el fraccionamiento Constitución dos predios, cuyo origen es la expropiación que del ejido Santa Julia realizó en 1977 el gobernador José Luis Suárez Molina, adquiridos por Jesús Quijano Lara, cuyos herederos se los venden a la viuda de Arista Ruiz; sin embargo, extrañamente Invida se los vende a Graciela Reyes.

Graciela Reyes a su vez los vende al actual secretario de Obras Públicas, Ventura Meneses Arrieta, quien los tiene en posesión y ocupó una dirección en Invida con Romero Quintanar, operaciones que el juicio reivindicatorio 274/2016 prueba son fraudulentas, pero fueron posibles al ser inscritas en el Registro Público de la Propiedad cuando fue dirigido por Leticia Ledezma y cuyo registrador fue Rafael Castro.

Meneses Arrieta puede demandar por venta fraudulenta a Graciela Reyes, a quien parece nadie conoce, para salir librado del embrollo, sólo que ahora se asegura que hay muchos predios “adquiridos” bajo este sistema en la pasada administración y este trasciende porque daña el patrimonio de la viuda de un personaje de la política hidalguense.

Si bien los casos de la Secretaría de Educación (SEPH) que señalan a Miguel Ángel Cuatepotzo Costeira y a Pablo Pérez Martínez, así como el de Alberto Islas Lara en el Colegio de Bachilleres; este de lo que fue Invida, llama la atención porque afecta a gobierno y particulares.

 

Twitter: @Tlacuacherias