31 de octubre, el día del morbo

Carlos Camacho

Carlos CamachoPara los directos interesados y para los morbosos, el último día de este mes será de anuncios bomba o será el día que un tema tan visible y polémico deje a más de uno sin la posibilidad de una labor “para toda la vida” o sólo quede en un mero: “no procede”.

Me refiero al caso de las patentes de notarías públicas que se autorizaron al final de la administración de Francisco Olvera Ruiz como gobernador y a quien se le atribuye la entrega discrecional de esos espacios para un fedatario.

Quizá nada hubiera ocurrido si nadie se queja y si el gobernador Omar Fayad Meneses, no hubiera hecho caso a ese reclamo y anunciar que, como otros temas, se sometería a revisión y de darse el caso serían revocadas aquellas que no hayan cumplido con lo que la misma Ley del Notariado señala.

En el ánimo social, se infiere que la autorización de una patente depende de la voluntad expresa del gobernador en turno para poder acceder a una patente, que se convierte en una fuente de ingresos casi a perpetuidad, pues es el ejecutivo estatal en turno el único facultado para cancelar una patente. De eso saben mejor los abogados que estudian el caso.

Precisamente este asunto, promovido por el abogado Julio Gálvez Reyes, será abordado en sesión pública del Juzgado Cuarto de Distrito, donde se desahogarán cada uno de los casos, ya que los inconformes promovieronun amparo en contra del gobierno, del Congreso local y 23 personas, llamadas terceros interesados.

No es novedad que durante una administración gubernamental o al final de ella, se conozca que algún político o funcionario de gobierno “ha sido premiado” con una notaría, sólo que esta vez Omar Fayad ha decidido someter el proceso reciente a revisión para que se determine si hubo o no ilegalidad en el proceso.

Mientras tanto, el morbo estará ahí en el ánimo social.

 

carlos_[email protected]