Aumentar impuestos, medida dolorosa pero… ¿necesaria?

Carlos Camacho

Carlos Camacho La presidenta de Pachuca, Yolanda Tellería Beltrán, logró que los integrantes de la asamblea municipal aprobaran enviar a las comisiones correspondientes una propuesta para aumentar el cobro del impuesto predial, con el argumento de que se requieren 120 millones de pesos y la justificación de que sólo el 50 por ciento de los contribuyentes cumple con esa obligación.

Habló de un “algoritmo” para responder a los reporteros cuando se le cuestionó sobre esta medida que, además de impopular, es sumamente dolorosa, especialmente para la economía de quienes menos tienen.

Si la política es que paguen más los que más tienen, podría asumirse como una medida correcta, pero el asunto es que los que menos tienen parecen ser el objetivo de esta medida, para esquilmar a los causantes cautivos, sin tocar a aquellos que mediante tráfico de influencias o privilegios han pagado menos o simplemente logran condiciones sobre esa obligación.

El gobierno capitalino parece, al menos en teoría, ir en consonancia con el gobernador Omar Fayad Meneses, en esa lucha contra la corrupción y abrió otro flanco en contra de los comerciantes establecidos, contra quienes anunció ajustes, que los afiliados a las cámaras de comercio consideran aumentos que llegan hasta el 300 por ciento.

A partir de esas medidas se ha dado una guerra de declaraciones entre las autoridades que acusan “privilegios” intolerantes contra algunos comerciantes que pagan menos de lo que debería, merced a esos privilegios.

Jesús Gutiérrez, presidente de la Canacope, ha denunciado que la tarifa de licencias de funcionamiento para negocios establecidos sufrirá aumento del 300 por ciento y cuenta con 600 expedientes de trámite que negó autorizar la Dirección de Reglamentos y Espectáculos.

Reconoce que anteriormente había una “tarifa preferencial”, pero ahora una tienda de abarrotes que pagaba 240 deberá pagar 900 pesos.

Parece que la autoridad municipal se quiere echar encima no sólo a los comerciantes que sí pagan, sino que también va contra los contribuyentes que también pagan su predial en tiempo y forma.

 

[email protected]