Impone Valle del Mezquital Ley del Talión; linchamiento

-Pese a que existen normativas que sancionan predomina esta actividad

-Autoridades que debieron atender casos no han sido aún sancionadas

BOMBA LATENTE

Hugo Cardón

Aun cuando en el municipio de Ixmiquilpan ya se han consolidado varios linchamientos de supuestos delincuentes, las comunidades indígenas y de la zona conurbada persisten en la retención de estas personas para hacer justicia por propia mano, sin considerar que estas acciones podrían repercutir de forma legal.
Para varios actores sociales y políticos de la región estas acciones cometidas por los pobladores obedecen a la falta de mano dura de las autoridades, pues hasta el momento no han sido castigadas las personas que participan en este tipo de actividades ilícitas, donde también se violentan los derechos de los retenidos.

En Ixmiquilpan el caso más escandaloso y que se convirtió en noticia nacional fue el linchamiento de un presunto ladrón en manos de pobladores de Cerritos, pues no conformes con golpearlo y hacerlo caminar por varios kilómetros descalzo, terminaron con su vida.

Por esta situación nadie resultó castigado, incluso los oficiales que no hicieron nada para rescatar al presunto delincuente de una muchedumbre enardecida, no fueron sancionados o reprendidos; es así como este tipo de actividades continúan.
ERRADICACIÓN. En la región del Valle del Mezquital se cuentan por decenas el número de intentos de linchamiento en diversos municipios, los últimos registrados fueron los reportados en los municipios de San Salvador, Actopan, Mixquiahuala e Ixmiquilpan.

Con relación a estos fenómenos sociales la diputada local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Simey Olvera Bautista, durante la Décimo Cuarta Sesión Ordinaria de la LVIII Legislatura hidalguense, abordó el tema a fin de que se analice, al aseverar que son casos delicados y que dejan entrever la vulnerabilidad del estado de derecho en una sociedad.
En este mismo sentido expuso que este tipo de acciones denotan instituciones endebles que requieren de una reestructuración, considerando no sólo la ineficacia en su ejercicio, sino las problemáticas que la originan, como falta de capacitación, negligencia y corrupción.
La legisladora consideró necesario que el Congreso del estado y el titular del Poder Ejecutivo creen un observatorio ciudadano en materia de Seguridad Pública y sociedad, para buscar estrategias con el fin de erradicar los linchamientos o sus intentos.
En este mismo contexto consideró necesario que la  Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH) y las Direcciones de Seguridad Pública de los 84 municipios formulen estrategias dirigidas a los ciudadanos para evitar este tipo de conductas.

HECHOS. En menos de medio año se presentaron tres intentos de linchamiento en Ixmiquilpan, que por fortuna no pasaron a mayores pero que sí prendieron las “luces rojas” entre las autoridades, pues en la mayoría de los casos, por la intervención masiva de gente, las corporaciones policiales se ven superadas.

Uno de los primeros casos registrados fue el ocurrido el pasado 6 de septiembre, donde pobladores de Nequeteje retuvieron y golpearon a un presunto delincuente, quien fue encontrado al interior de un domicilio de la comunidad.

El delegado del poblado, Zacarías Martínez Castañón, junto con sus vecinos, decidió entregarlo a las autoridades, pero antes de hacerlo resolvieron pasearlo descalzo por las principales calles de Ixmiquilpan con el objetivo de evidenciar e identificar al sujeto.
El retenido respondía al nombre de Luis Fernando “N”, de 28 años de edad, quien también dijo ser originario de la comunidad de San Antonio Sabanillas, en El Cardonal.
El segundo caso se dio el 2 octubre de este año con los pobladores del Barrio de Jesús, sitio donde los lugareños  retuvieron y golpearon a un automovilista, luego de atropellar a Cristina “N”, quien perdió la vida instantáneamente por el impacto.

El conductor intentó huir pero unos metros más adelante, ya sobre la carretera federal México-Laredo se impactó contra un muro, fue entonces que los vecinos del lugar procedieron a retenerlo y llevarlo a su delegación hasta que llegaran las autoridades.

Durante estas acciones vecinos del lugar, enardecidos por los acontecimientos, intentaron rociarlo con gasolina y prenderle fuego, asimismo se negaban a entregarlo a las autoridades del Ministerio Público (MP) para que fuera juzgado conforme a la ley.

El último incidente aconteció el 21 octubre en La Reforma, donde detuvieron a un presunto ladrón quien fue golpeado por una multitud como escarmiento a sus acciones en agravio de una vecina del poblado.

Se detalló que la propietaria de la casa descubrió in fraganti a un sujeto de aproximadamente 27 años al interior de su vivienda, por lo que agritos solicitó el apoyo de sus vecinos, habitantes del lugar de manera inmediata se organizaron y acudieron al sitio.
Algunos minutos después elementos de Seguridad Pública Municipal llegaron la comunidad, pues se mencionó que se pretendía linchar al ladrón, quien respondía al apodo de “El Samy”.

Independientemente de los casos, estas situaciones representan un conflicto que en cualquier momento puede estallar y convertirse en un auténtico “dolor de cabeza” para las autoridades, pero, peor aún, en un motivo de injusticia social que puede tener consecuencias funestas.