Pegan al bolsillo familiar celebraciones; lamentan

 

-Cada vez cuesta más cumplir con tradiciones debido a los abusos

-Expusieron amas de casa promedios de inversión para sus ofrendas

DÍA DE MUERTOS

 

Milton Cortés

p3-gastosDentro de las celebraciones como las del Día de Muertos, la población se enfrenta a gastos excesivos que muchas veces rebasan la capacidad financiera de las familias, situación que a juicio de la misma sociedad es consecuencia de abusos que en algunos casos cometen comerciantes de diversos giros.

Como cada año, miles de familias pachuqueñas realizan un desembolso de dinero que cada vez es más alto y golpea de forma directa el bolsillo de la sociedad.

Ruth Santillán, vecina de la colonia La Raza, mencionó que para las presentes festividades erogará un promedio de 700 pesos, entre artículos para la tradicional ofrenda, además de lo que se requiere para la compra de flores de temporada.

“Las flores son lo más caro, los comerciantes abusan de la necesidad que tenemos de comprarlas en estas fechas y no hay de otra manera, tenemos que adquirirlas porque la intención es que para el día primero nuestras tumbas estén arregladas y en la casa poner un altar; entre ofrendas y comida pues el gasto es como de mil 500 pesos”.

De igual forma Maribel Carvallido, residente de Valle de San Javier, calculó que gastará un promedio de 2 mil pesos para dichas celebraciones.

“Llevamos flores a dos tumbas y eso implica un gasto que por tradición debe hacerse, también en casa ponemos ofrenda, con comida, flores y diversos artículos que cuestan y cuestan caro, entonces no podemos quedarnos al margen de las celebraciones, si queremos que nuestros hijos les den continuidad debemos inculcarles esa acción”.

Añadió que el precio de lo empleado para las fiestas depende en mayor grado del juicio de los comerciantes, quienes lamentablemente se mantienen en la práctica de incrementar de forma irracional el precio de las cosas.

“Seamos de cualquier nivel económico, eso no importa, a todos nos sale caro ofrecer culto a nuestros muertos y cada vez es más complicado mantener viva esta tradición, al menos en el aspecto económico, ya casi se iguala a gastos navideños y me refiero a todos por igual”.