Tragedia

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres AguirreLas investigaciones sobre el manejo financiero durante los últimos años sigue adelante.

En el área administrativa de la Secretaría de Educación pública de Hidalgo (SEPH) hay una acuciosa actividad dirigida a sacar a flote cualquier actividad financiera sospechosa y según los informes de los primeros 50 días de gobierno, el asunto “avanza”.

En el Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), junto con su apéndice el Servicio de Administración Tributaria (SAT), mantiene contacto con los directivos para escudriñar los manejos financieros, sin descartar aún fincar nuevas responsabilidades a su exdirector y colaboradores.

El listado podría seguir adelante, pero no es el punto que persigue esta columna, el tema que llama la atención es una nueva división que se acentúa cada día en la clase política y burocrática estatal porque estas acusaciones por posibles desfalcos, abusos y corruptelas, mientras se confirman o no, lo que sí consiguen es dañar la imagen profesional y personal de muchos hidalguenses.

Sin ejercer como “abogado del Diablo”, me consta que amigos de muchos años empiezan a separarse porque quedaron de diferente lado de la administración. Pero lo más preocupante es que exactamente hace seis años, cuando Francisco Olvera arrancó su administración, sucedió algo muy parecido y hubo una fractura en la oficialidad que generó inestabilidad durante varios años.

Los hidalguenses, las familias trabajadoras no tienen porqué ser, nuevamente, víctimas de una tragedia estilo Shekespeare, donde los Capuleto y los Montesco vivan una relación de odio irreconciliable y por tanto hasta la muerte, en nuestro caso, ¿hasta la cárcel?

 

But what a fool believes he sees 

No wise man has the power to reason away 

What seems to be

Is always better than nothing

There’s nothing at all

But what a fool believes he sees.

Doobie Brothers.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio