¡Cácaro!

Carlos Camacho

Carlos CamachoEra la expresión usual durante una función de cine, cuando de pronto se iba la luz o se interrumpía la proyección de la película y el destinatario era siempre el encargado de proyectar la cinta.

Hoy la expresión podría tomar vigencia en millones de mexicanos que ayer amanecieron con una “buena nueva”: a partir del primero de noviembre se incrementan las tarifas de la energía eléctrica, pero esa decisión no afectará a quienes consumen menos, que son los más, según nuestro gobierno.

Así, pues, que a partir de este mes el servicio que se brinda a la industria, al comercio y a los domicilios de mayor consumo de energía, sufrirán los incrementos incluidos en la política de las buenas noticias que también cuentan.

Pero ya la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) alzó la voz para disentir de esa política gubernamental de querer resolver los problemas financieros del país con aumentos a los energéticos, con un costo para el consumidor final, que somos todos los mexicanos.

Dice la Coparmex que el alza en las tarifas tendrá un impacto en los procesos de producción de bienes y servicios y los primeros en recibir ese negativo aumento serán los empresarios, quienes acostumbrados a continuar con esa cadena y no sacrificar sus rentas le cargan los costos al consumidor.

Por tanto producir será más caro y tendrá un impacto opuesto a la pretensión de la mayoría de los mexicanos, que se ubican en la escala de menos ingresos y mayores necesidades.

Así pues, que mientras el gobierno persiste en darnos cada día buenas nuevas, el Día de Muertos nos asesta otro golpe con el incremento a las tarifas de la luz, sin decirnos que para enero del próximo año, ya está la propuesta, se liberará el precio de las gasolinas, lo que igual tendrá otro negativo impacto en la economía de los que menos tienen.

 

[email protected]