Reiteran los dentistas SSH cuidado bucal

PREVENCIÓN

Pueden las enfermedades o lesiones que afectan el buen funcionamiento de la boca, incluidos labios, dientes, muelas, paladar, lengua y encías, prevenirse, así lo señalaron los odontólogos de la Secretaría de Salud de Hidalgo (SSH).

Un cepillado completo después de cada comida, aunado al uso frecuente del hilo dental, además de evitar la aparición de enfermedades, disminuye el riesgo de perder piezas dentales entre los 35 y los 50 años, rango de edad cuando más se padece este problema.

Las enfermedades de la boca pueden afectar dientes y muelas, encías, mucosas, lengua o labios. Los principales y más frecuentes padecimientos orales son infecciosos, es decir, producidos por bacterias, virus u hongos, aunque también hay enfermedades crónicas, como el cáncer de boca o las causadas por accidentes.

El funcionamiento adecuado de la boca es fundamental. Cualquier problema en la cavidad oral afecta al resto de nuestro organismo, impidiendo, por ejemplo, una correcta digestión, trayendo consigo problemas de nutrición.

Entre las enfermedades más comunes están: las caries, gingivitis, enfermedad periodontal y úlceras. Diversos estudios señalan que las patologías bucales pueden derivar en padecimientos crónicos y severos.

Los especialistas consideran que las personas con enfermedad periodontal tienen un mayor riesgo de desarrollar patologías cardiovasculares.

Dentro de las medidas generales para prevenir enfermedades en la boca están: El cepillado correcto después de levantarse y de cada comida. Los dientes y muelas deben ser limpiados con cepillo dental. Utilizar cepillo para lengua ayuda a eliminar bacterias. Utilizar hilo dental una vez al día cuidando mucho de utilizarlo correctamente para no lesionarse.

Después de ingerir alimentos entre comidas, es necesario al menos enjuagar la boca varias veces.

 

El cepillado antes de dormir, después de la cena, es muy importante, ya que durante la noche los ácidos se forman con mayor facilidad.

Se recomienda visitar al dentista por lo menos una vez al año. Esto permitirá detectar a tiempo cualquier problema y atenderlo para evitar complicaciones y gastos innecesarios.