PASCUAL CHARREZ

pag-2-abajoPese a los visos de días pasados en cuanto a un posible estallido social entre pequeños propietarios en la comunidad de Dios Padre, el alcalde de Ixmiquilpan hizo “oídos sordos” y, finalmente, este domingo el conflicto explotó con las consabidas consecuencias violentas. En mucho tienen que ver los Charrez Pedraza como responsables de las pugnas entre organizaciones que tienen a bien la invasión de tierras.