La solución de México, está en México, subraya S. Baños

-Plantea titular de la confederación que falta ver el modelo de política que aplique el presidente de Estados Unidos y eso llevará tiempo: los cambios no serán inmediatos

EFECTO ECONÓMICO

Alberto Quintana

pag-05-coparmexEvidentemente sí habrá un impacto económico en los próximos meses en la moneda mexicana, que obedecerá más a la especulación que a la realidad, afirmó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Sergio Rubio Baños comentó que debe esperarse de forma paulatina la aplicación del modelo de política que el presidente de Estados Unidos implementará y eso llevará tiempo, “los cambios no serán inmediatos”.

Por su parte, será muy importante la forma de hacer la política exterior del gobierno mexicano que deberá ir aplicando frente a las políticas que se apliquen en Estados Unidos.

El exhorto al presidente Enrique Peña Nieto es que se privilegié el diálogo, el profundo respeto a la esencia y nacionalidad mexicana para lograr acuerdos bilaterales.

La relación bilateral, el intercambio comercial, los nexos personales, la historia y cercanía entre ambos países es mucho más grande que una persona por muy importante que ésta sea o el cargo que represente.

México tiene retos importantes que dependen mucho más de lo que hagamos o dejemos de hacer por nuestro país, que a lo que hagan los otros, “la solución de México, está en México”.

El llamado de la Coparmex una vez más para nosotros los mexicanos es ser más productivos y proactivos, debemos privilegiar y consumir los productos elaborados en el país, así como fortalecer el mercado interno, implementando e impulsando una política industrial y comercial para la pequeña y mediana empresa 100 por ciento mexicana que garantice más fuentes de empleo.

Sobre todo evitar que más mexicanos emigren al país vecino, se deben aplicar principios y conceptos de innovación que permitan hacer empresas más sólidas y preparadas para los cambios.

“Es por eso que lo más importante es dedicarnos a hacer la tarea, lo que nos corresponde, desde nuestros puestos y lugares de trabajo, desde nuestros ámbitos de vida, no sólo hay que trabajar más, hay que trabajar mejor”.

Sergio Rubio afirmó que se debe seguir luchando contra la corrupción y erradicar de una vez la impunidad del sistema político y empresarial, sólo de esta forma se tendrán cambios.

Es necesario seguir construyendo un modelo Educativo ejemplar, que ayude a tener mexicanos más preparados y que aprovechen todo su potencial, para lograr un mejor desarrollo económico.

En este contexto, se debe asegurar la implementación de las Reformas Estructurales que aprobaron la Cámara de diputados federal y el Senado para consolidar logros y avances posibles.

“Habrá de exigir activamente la eficiencia y transparencia en la administración pública, a la clase política resultados y la recomposición de la política gubernamental”.

Hay que buscar el crecimiento económico, a la par del desarrollo social y trabajar por reducir la brecha de desigualdad y la igualdad de oportunidades en las diferentes regiones del país.

“Privilegiemos la unidad de los mexicanos en torno de un país más estable ante estos movimientos que hacen más vulnerable la economía nacional, trabajar desde las trincheras para mejorar nuestro entorno cercano, a nuestra comunidad, y para aprovechar las oportunidades que se nos presentan”.

Respecto a las recientes elecciones en Estados Unidos, el dirigente empresarial indicó que reconoce el amplio, intenso y profundo camino democrático llevado a cabo desde hace muchos meses en las campañas políticas desarrolladas en ese país y vemos como la democracia es el instrumento en el que a través del “voto popular” los ciudadanos eligen a sus futuros gobernantes.

El resultado obtenido deja varias lecciones, como es que      los electores votan por hartazgo, utilizan el arma poderosa de su voto a manera de rechazo, ya no se vota por propuestas de gobierno, por convencimiento en los candidatos y mucho menos por la ideología que representa cada partido político.

La ciudadanía pierde la confianza en sus representantes y esto provoca que las Nuevas Generaciones tengan poca participación en la votación y más grave aún en el escaso involucramiento en la vida social.

Además limitan su participación a las redes sociales pero a la hora de tomar decisiones importantes, no quieren convertirse en factores de un cambio por diversas razones, una de ellas la falta de compromiso.

Con esta situación de hartazgo, rechazo y descrédito es fácil manipular a los electores con posturas populistas, es atractivo ofrecer cosas que le gustan a la gente, lejos de que si realmente son lo que conviene al país.

Consideró, que es fácil irse a los extremos, polarizar y dividir, en buenos y malos, blancos y negros, ricos y pobres; privilegiando el racismo, la discriminación y la agresión entre grupos.

Es fácil hacer “todo a modo” para que los medios de comunicación hagan de las campañas un verdadero reality show.