La diferencia

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNA Muy pronto comenzó a agrietarse la delgada cubierta de la simulación con la que se cubrió parte de la gestión pública en la entidad.

Hace unos días el gobernador, Omar Fayad, en una más de las visitas sorpresa que lleva acabo, encontró que el Hospital Regional de Tulancingo, el cual tardó más de ocho años en ser concluido e inaugurado apenas hace unos meses, no tiene las condiciones para atender a la población de esa región del estado. El nosocomio tenía un rezago de mil 600 mastografías, consecuencia de que el mastógrafo no operaba, porque necesitaba estar bajo un clima de 22 grados para su funcionamiento, condición ausente,porque el aire acondicionado no funcionaba. Además el gobernador, descubrióentre otras minucias que la sala de shock  no operaba también. Porque le faltaba equipo, instrumental queen la inauguración del nosocomio en marzo pasado, estaba presente, pero la existencia del mismo fuesimulada, ya que fue llevado de Pachuca al evento y después regresado a su lugar de origen.

Lo que ha encontrado el gobernador Fayad en sus recorridos, ha cimbrado a la estructura gubernamental, sencillamente porque hizo lo que no hizo su antecesor, constatar la realidad.

Las cifras hablan por sí solas. El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), señala que en nuestro estado el incremento en la pobreza, en números absolutos es preocupante, pues pasó  de 1.46 millones en el año 2012, a 1.54 millones en el año 2014. Es decir, se trata de un incremento absoluto de 80 mil personas más.

Lo anterior en evidente contrasentido a los Objetivos del Desarrollo Sustentable de la ONU, donde se especifica que para erradicar la pobreza,en todas sus formas para el 2030; Hidalgo requiere de 102 mil personas pobres menos cada año. De ese tamaño son los retos, por ello nuestra confianza y apoyo al Gobernador. No es posible ver que cuando lo que se requiere es trabajo y más trabajo, brota la ineptitud, un ex secretario de salud y actual legislador federal,intenta obtener una senaduría para el 2018. Ante esto, sólo queda recordar lo dicho por Walter Kerr: “Tiene delirios de pertinencia”, petit pues.

Lo que Hidalgo necesita son más funcionarios y legisladores comprometidos,con su estado, con su gente. No necesita que piensen en el 2018, ni sí, tendrán chamba o no en el gabinete estatal o si formaran parte de un equipo de campaña.

Los hidalguenses también esperamos que el reparto que se dio de la bolsa denominada «Fondo de Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal» (Fortalece), asignado al presupuesto federal 2017,donde cada diputado federal, dispone discrecionalmente de 18 millones de pesos para obras directas en sus distritos. Se vea y se sienta. No vaya a ser que se emplee para otros fines…

 

Twitter: @David_Tenorio