La  Esquina

Y como si fuera una pastorela adelantada, en varias zonas de la geografía hidalguense parece que “el diablo anda metiendo la nariz” pues en muchas demarcaciones no les alcanza para el pago de aguinaldos y la situación parece desoladora. Con un panorama nada halagüeño en el tema de los dineros, habrá que ver cómo hacen frente los alcaldes a este asunto para apaciguar los ánimos… “uno como quiera, pero las criaturas”.