“La historia me absolverá”

Gabriel Pérez

Gabriel PerezLa muerte de Fidel Castro, el viernes pasado, puso a prueba la capacidad de reacción de todas las redacciones del mundo. Algunas con más fortuna que otras, pero la gran mayoría de los medios de comunicación del mundo lograron una cobertura más o menos decente del tema.

En CNN no se cansaron de llamar a Castro dictador. Deben haber repetido esa palabra a un ritmo de dos veces por minuto.

Sin embargo, uno de los momentos más sorprendentes fue escuchar a Julio Patán, en ForoTV, comparar al mayor de los hermanos Castro con Augusto Pinochet y Josef Stalin.

Una de las ventajas de vivir en una democracia con libertad de expresión como la nuestra, es que cada quien puede decir lo que se le venga en gana, así sea algo como lo que profirió el buen Julio.

Aún faltan algunos años para saber si la historia absuelve a Fidel Castro, aunque son innegables los excesos en los que incurrió al imponer con terquedad un modelo de gobierno, político y económico tan restrictivo como el que han vivido los cubanos.

Pero las diferencias con los dos tiranos mencionados por el buen Julio son demasiadas como para estar en posibilidad de siquiera juntarlos en el mismo cuarto de la Historia.

Veamos, Pinochet asesinó a un Presidente democráticamente electo, con todo el apoyo de la inteligencia estadounidense y mandó matar a miles de opositores chilenos. Impuso un régimen terrorífico en Chile, junto con el resto de los dictadores militares de la región.

Stalin ocupó el poder de la Unión Soviética y comenzó una sangrienta limpieza de opositores sin precedentes en la historia del mundo.

Fidel no hizo nada cercano a eso y llegó al poder con un amplio apoyo popular que buscaba derrotar a, ese sí, el lamentable dictador Fulgencio Batista.

 

Twitter: @gaboperez