Reconfiguraciones

Juan José Herrera

Juan José Herrera La propia inercia de un PRI desvencijado por excesos históricos y apatías, aunado al cansancio social de décadas y promesas incumplidas, propició en Hidalgo, a partir del 5 de junio pasado, una reconfiguración política cuyos efectos son hoy más que conocidos y para algunos devastadores.

Pensarse durante tanto tiempo como un organismo donde la operación correspondía sólo a grupos muy específicos y atrancados terminó por intoxicar el aire interno, asfixiando a aquellos que no quisieron o pudieron considerar que esa misma historia demanda como válvula de escape una renovación generacional.

Hoy hay atisbos importantes de que ese paso inaplazable llegó o está por llegar al cubil de Colosio, sede de la dirigencia estatal “tricolor”, donde la falta de un liderazgo contundente puso en riesgo incluso la pasada elección debido a una más que evidente división, con sus correspondientes protagonismos.

Una anécdota relativa a cierta omisión de la presidencia priista en el pasado proceso electoral sobre documentación que debía presentarse ante el IEEH respecto a gastos de campaña del entonces candidato a la gubernatura, Omar Fayad, (la cual no se hizo en tiempo y forma y que significó a la postre la llegada de una cuantiosa multa que debió absorber el partido) representó sin duda el comienzo del fin para un grupúsculo que poco a poco sale de escena y que hoy incluye apellidos (Elguero, De la Rocha, Pérez-Cuatepotzo o Terán) que ante turbios acontecimientos recientes optan por el silencio absoluto.

La reconfiguración que intenta el actual gobierno, tanto de secretarías o dependencias y áreas donde otrora cobraron decenas o cientos sin esfuerzo alguno e incluso sin presencia física, implica además un saneamiento lógico de los pasillos por donde desfilaron, bajo otras circunstancias, los mismos perfiles de siempre con sus insaciables ansias de crecimiento y bajo el padrinazgo de otros a quienes esa misma inercia ya encogió.

El reciente registro de aspirantes a consejeros políticos nacionales, encabezado por Israel Félix, ofrece una lectura del futuro inmediato que tendrá el Revolucionario Institucional, sobre todo cuando el 2018 está tan cerca y cuando un hidalguense que ya siguió esa misma ruta tiene, como ningún otro en el pasado, posibilidades reales de convertirse en candidato a la Presidencia de México.

Habrá que ver ahora si la reconfiguración anunciada también por el “tricolor” mayor, Enrique Peña, puede salvarse en lo nacional o sólo queda, como otras tantas veces, bajo la amplia sombra del conocido árbol de la demagogia.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap