La Esquina

Resulta hasta ofensivo saber que nuestros representantes populares reciben montos estratosféricos con motivo del fin de año, mientras la realidad de la mayoría de ciudadanos es misérrima y en muchas zonas del estado prevalece hasta el extremo la pobreza. Así pues los diputados federales tienen para sí alrededor de medio millón de pesos por sus grandes labores legislativas, de las cuales aún no hay resultados que sean palpables, contribuyendo a la desigualdad. Ni modo.