Preocupa la invasión asiática en temporada

-Entrarán a Hidalgo más de 50 toneladas de juguetes que no tienen garantía

-Producto es distribuido para su venta hasta en comunidades más alejadas

FALTA UN CONTROL

Milton Cortés

p3-juguetesAdvirtieron jugueteros de Hidalgo que durante la presente temporada decembrina existe el riesgo de que ingresen poco más de 50 toneladas de juguetes de procedencia asiática, distribuidos a los 84 municipios del estado para su comercialización.

De acuerdo con José Luis Durán Morelos, distribuidor de juguete en la entidad, la entrada de artículos asiáticos amenaza de forma seria a quienes distribuyen juguetes, ya que deben cumplir con el pago de sus impuestos correspondientes ante las instancias tributarias.

“Los jugueteros de la entidad nos vemos afectados, al igual que los vendedores, la cadena de comercio refleja un decremento con la entrada de productos asiáticos, que llegan sin problema a la capital hidalguense y se reparten a toda la entidad para ser vendidos en vía pública, en tianguis o en espacios arrendados donde se oferta mercancía sin ninguna garantía”.

Señaló que la principal entrada de mercancía asiática proviene del Estado de México y de la Ciudad de México, además de Veracruz.

“El año anterior y con base en cifras que nos promovieron distribuidores del Estado de México, ingresaron a Hidalgo 3 y media toneladas de juguetes para temporada decembrina”.

Ante el incremento de la solicitud de material de juguetería para temporada resulta lógico que la entrada de ‘fayuca’ aumente”, estableció Durán Morelos.

Atribuyó este fenómeno a la falta de atención registrada en los principales accesos a Hidalgo.

“El aspecto aduanal no aplica en Hidalgo porque prácticamente no existe filtro alguno en que sean detectados cargamentos de juguetes que ingresan; de igual forma corresponde tanto a Policía Federal como a otras instancias de seguridad en el estado resguardar los principales accesos, situación que no sucede desde hace cinco años, tiempo en el que aumentó este ingreso”.

Añadió que derivado de la comercialización de esa cantidad de juguetes y aunque no se cuenta con certeza sobre el total de cargamentos que llegan al estado, se estiman ganancias para el sector informal que superan los 40 millones de pesos, mismos que no se reflejan en el pago de impuestos.

El destino de mercancías son las ciudades más grandes de Hidalgo, donde con la intervención de intermediarios se distribuyen hasta las distintas comunidades para su comercialización al menudeo, confirmó.