Iniciativa

Juan José Herrera

 Juan José HerreraHace unos días fue presentada una iniciativa desde el recinto de San Lázaro que, por su importancia, debe ubicarse en su justa dimensión.

La propuesta del líder de la bancada hidalguense en la Cámara de Diputados, Fernando Moctezuma, versa sobre una preocupación social creciente: el uso de teléfonos celulares al conducir y sus graves consecuencias.

El proyecto de Moctezuma Pereda pretende reformar, de forma específica, el párrafo primero y la fracción segunda del artículo 171 del Código Penal Federal, para prohibir que los conductores utilicen los también llamados móviles mientras manejan.

Para hacer conciencia respecto al tema y por qué deben incrementarse las sanciones, el diputado por el Distrito Tula dio a conocer cifras escalofriantes que abarcan casi 12 mil fallecimientos (sólo en lo que va del año) relacionados con vehículos motorizados, siendo los jóvenes quienes más sufren esta causa de muerte.

Como principales motivos de dichos percances automovilísticos destaca la manipulación de teléfonos celulares o dispositivos de comunicación al manejar, pésima mezcla, al igual que esa mancuerna del alcohol y el volante.

El esquema de reforma propuesto en este caso considera la prisión de uno a cinco años y de 500 a 10 mil días multa y suspensión o pérdida del derecho a usar la licencia de conducir para quien cometa una infracción de este tipo.

Justo sin duda el planteamiento del legislador del Partido Revolucionario Institucional, aunque también deberían formularse a la par de dicha iniciativa estrategias en otros planos.

Si bien el asunto es parte del desarrollo tecnológico, sus efectos, por desgracia en muchos casos funestos, también tienen que ver con la falta de una cultura al respecto.

En nuestros tiempos es más que claro que las nuevas generaciones permanecen ligadas buena parte del día a este tipo de aparatos que, contradictoriamente, rompen el contacto social y familiar.

Por qué no pensar además en campañas agresivas, así como las tienen precisamente los vendedores de telefonía celular todo el año y en todos los medios, para enfatizar el discernimiento desde temprana edad sobre los riesgos que implica manejar y “textear” o realizar llamadas.

Por qué no pensar desde ahora en formar a una nueva sociedad donde la concentración sobre sus actividades sea más que clara y cada acción a realizar tenga sus tiempos bien establecidos.

Por qué no pensar también, ahora que la Navidad lo invade todo con sus fulgores mercadológicos, en regalar otra cosa que no sean las últimas tabletas electrónicas o los modelos más recientes y costosos de teléfonos celulares a nuestra infancia y adolescencia…

Usted querido lector, padre de familia, podría estar contribuyendo al aumento de esas dolorosas estadísticas.

 

     Twitter: @juanjo_herrerap