Elección sin sorpresas

Leonardo Herrera

Leonardo Herrera A menos de que ocurra algo verdaderamente sorpresivo, Asael Hernández se convertirá nuevamente en el Presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional este domingo cuando se lleve a cabo el proceso electoral panista en donde también compite Alfredo Ortega quien hasta ahora no ha podido levantar con su campaña y propuesta de transparencia al interior del estado.
La competencia ha sido desigual, pues el expresidente de Tezontepec de Aldama aprovecho la inercia de ser el líder panista y buscar desde ahí la reelección, con una estrategia que se baso en acuerdos y compromisos con los grupos internos e incluso algunos externos como el del mismo gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle.
Hernández Cerón, capitalizo la elección de junio, para tener estrategias con quienes no estaban de acuerdo con él y con la distribución de espacios en diferentes municipios donde Acción Nacional tenía asegurado el triunfo conquisto los votos que requerirá el próximo domingo para mantenerse al frente del partido posicionado como la segunda fuerza electoral en Hidalgo.
Asael Hernández supo maniobrar y negociar con las diferentes fuerzas políticas del estado y con los propios operadores del Partido Revolucionario Institucional, para tener un proceso electoral donde los resultados le favorecieron aun perdiendo la principal posición que era la gubernatura del estado.
Sus resultados no son malos, acción nacional gobierna municipios importantes, mantiene presencia en la cámara de diputados y él parece haberse sacudido a quienes le estorbaban en su pretensión de convertirse en un dirigente que estará en la lucha del 2018 y desde donde seguramente buscará con negociaciones internas y externas, llegar al senado de la república ó al propio congreso de la unión.
La ruta para él está perfectamente diseñada y tiene plazos importantes y fatales, el primero será el próximo domingo cuando más de 7 mil panistas acudan a la elección y donde deberá sacar un resultado holgado y sin cuestionamientos, que puedan debilitar una dirigencia que estará en la mira de todos los partidos políticos.
De mi tintero. La presidenta del Instituto Estatal Electoral Guillermina Vázquez no parece aprender del pasado, pues los cuestionamientos siguen por la insistencia de los bonos que pretenden repartirse ahora por la elección extraordinaria de Omitlán… La consejera no parece tener mayor pretensión que la económica al frente del organismo encargado de organizar las elecciones estatales.