Atendió IMSS a unas mil personas por quemaduras

 

-Refieren especialistas que lesiones fueron por agua o aceite hirviendo, explosiones, incendios y uso de pirotecnia, entre otras situaciones; mayor número de casos en  hombres entre 10 y 30 años

PERIODO 2015-2016 

 

Alberto Quintana

p9-quemadurasDurante el periodo 2015-2016 en los seis hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Hidalgo han atendido un total de 966 personas por quemaduras, informó el coordinador de Información y Análisis  Estratégico del organismo, Juan Ortiz Garrido.

Las quemaduras fueron por agua o aceite hirviendo, explosiones, incendios y uso de pirotecnia, entre otra situaciones, la mayoría se presentó en hombres de entre los 10 y 30 años de edad.

Ortiz Garrido comentó que de los 966 atendidos, 157 presentaron quemaduras y corrosión en la muñeca y la mano, 103 en cabeza y cuello, 75 en ojos y anexos (pestañas, cejas, párpados), 71 en cadera y piernas, 70 en hombros y antebrazos y 32 resultaron heridos en el tronco.

Por lo que exhorta a la población a prevenir accidentes, ya que el tiempo en que se propaga el fuego a partir de una chispa no sobrepasa los 40 segundos, haciendo de estos accidentes los más rápidos y difíciles de controlar.

Indicó que los pequeños y jóvenes son los más propensos a sufrir accidentes debido al uso de la pirotecnia, las heridas provocadas por fuegos artificiales van desde quemaduras de segundo y tercer grado, pérdidas de miembros y en ocasiones hasta la muerte.

Las zonas más afectadas por el manejo de estos artefactos son el rostro y las manos; en algunas ocasiones el daño es irreversible corriendo el riesgo de perder la visión o la amputación de manos o dedos, debido a las explosiones.

“Al estar en contacto con fuego, se encuentra en riesgo no sólo la persona que lo manipula, sino, los que están a su alrededor, ya que las quemaduras de segundo grado son producidas por las mechas sueltas o la mala elaboración de los “cohetes” y los vidrios o metales que se arrojan al encenderlos”.

Además, el sonido que emiten los fuegos artificiales sobrepasan la presión sonora que un adulto puede llegar a soportar y hasta más de 30 decibeles de lo que un infante resiste, es por esto que se debe de evitar la exposición a estos artefactos, ya que puede ocasionar una pérdida de audición temporal o incluso permanente.

Es por esto que siempre se tiene que tener precaución y evitar el uso de los fuegos artificiales, en caso de presentar un accidente se recomienda acudir a su Unidad de Medicina Familiar más cercana para poder recibir una atención oportuna y adecuada al nivel del incidente.