Estancados por culpa de los bloqueos en distintas zonas

-Al continuar manifestaciones diversas vías permanecieron cerradas por grupos

-Se sumaron organizaciones campesinas en contra de alza en los combustibles

DE MAL EN PEOR

Jocelyn Andrade

p4-bloqueosBloqueos en diferentes puntos de Pachuca y del estado, así como carreteras federales en tramos de Hidalgo, se registraron este miércoles por tercer día consecutivo, debido al aumento en los precios de combustibles.

Este miércoles organizaciones campesinas cerraron bulevares como el Colosio, el Felipe Ángeles y Everardo Márquez; sin embargo, también los ciudadanos que no pertenecen a ninguna asociación salieron a protestar en contra del “gasolinazo”.

Estos bloqueos en la capital fueron pacíficos y sólo pedían a los automovilistas que se unieran o que dejaran pintar sus vehículos con leyendas de “No al gasolinazo” y “Fuera el PRI”.

Sin embargo, por los actos de rapiña que se suscitaron en municipios como Actopan o El Arenal, en donde las gasolineras fueron saqueadas, así como algunas tiendas de conveniencia y tiendas de autoservicio, algunos negocios de la capital optaron por cerrar sus puertas.

Centros comerciales tanto de Pachuca como de Mineral de la Reforma reforzaron la seguridad en sus inmediaciones para evitar que quienes se manifestaban pudieran realizar actos de rapiña y saqueos.

Los comercios de la calle Guerrero del Centro Histórico, así como de algunas calles aledañas también decidieron cerrar alrededor del mediodía, como medida de prevención.

A estos cierres también se unieron algunas estaciones de servicio de gasolina, las cuales permanecieron cerradas.

Los bloqueos carreteros se dieron en la México-Pachuca, la México-Tuxpan, a la altura de Tulancingo, y la México-Laredo, a la altura de San Agustín Tlaxiaca, por lo cual se vieron afectadas las corridas de autobuses a Tulancingo, el Valle del Mezquital y la Ciudad de México.

Esto ocasionó que la Central de Autobuses suspendiera sus actividades, por lo cual cientos de personas quedaron varadas en la capital hidalguense, cuestión que hizo que los taxis metropolitanos aprovecharan para hacer “viajes especiales”, con costos elevados.