Lo mejor de 2016

 

Amira Corrales

Amira Corrales Continuamos con nuestro recuento de lo mejor del género de 2016. En esta ocasión me quito el sombrero para escribir sobre otra gran atleta olímpica: María de los Ángeles Ortiz Hernández. Esta mujer que sufre de una discapacidad debido a un accidente por atropellamiento por un conductor ebrio, el cual le hizo perder la pierna izquierda cuando era estudiante, actualmente de 43 años, madre y profesionista, es tricampeona panamericana, bicampeona mundial y multirecordista del orbe en lanzamiento de peso y de bala.

Ángeles obtuvo la primera medalla de oro para México en los pasados juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, Brasil, a pesar de que se vio obstaculizada por autoridades deportivas de su propio país. Ella nació en Comalcalco, Tabasco y rompió su propio récord mundial en Qatar 2015, al lanzar la bala 11.13 metros. Esta mujer extraordinaria es licenciada en Comercio Internacional y toda una atleta ganadora a sus ¡43 años de edad! Además es ferviente activista contra el manejo de automóviles en estado etílico, imparte pláticas y fomenta la prevención del consumo de alcohol. Hablar de Ángeles realmente me llenó de admiración, ya que me parece sumamente loable que una persona pueda superar tantos obstáculos en la vida. Al perder su miembro inferior se dedicó a buscar justicia debido a que quien ocasionó el accidente nunca pisó la cárcel, aun y cuando la lesionó terriblemente y la abandonó en el lugar. Cuando todo parecía no tener rumbo se mudó junto a su casa una estrella paralímpica que la invitó a entrenar y superar su discapacidad. De este modo todas sus emociones se volcaron al deporte como una forma de aliviar su pérdida. Venciendo todo pronóstico “mexicano” es madre de una adolescente de 16 años, terminó su carrera profesional con mención honorífica y es campeona mundial en su deporte, además de ser una atleta veterana, lo que la hace ser aún más interesante. De quienes se encuentran en esta lista, esta mujer mexicana es la que más me ha causado admiración. Si ella puede, todas podemos, es el mensaje que podemos obtener de esta magnífica historia de vida.

 

Twitter: @AmiraCorrales