Lo mejor del 2016 IV

Amira Corrales

 Amira CorralesContinuamos con la colaboración sobre lo mejor del género del 2016, porque creemos que las noticias buenas deben tener más espacios. En esta ocasión quiero platicarles sobre una joven mexicana indígena que dejó su tradicional poblado oaxaqueño con el sueño de otorgar a su comunidad mejores condiciones a través de la ciencia y el estudio. Sus logros la han hecho ganar el Premio Nacional de Juventud 2016, lo que la postulan como un gran ejemplo, no sólo para jóvenes, sino para mujeres y mujeres indígenas que pocas oportunidades tienen de romper el ciclo nacer, crecer, reproducirse y morir. Es por eso que llama mi atención la decisión de Tania Eulalia Cruz Martínez, quien salió de Tamazulápan del Espíritu Santo, distrito Mixe, a estudiar una ingeniería en la Universidad de Chapingo, destino poco recorrido por mujeres Mixe, por mujeres indígenas; pero no sólo se quedó con sus estudios universitarios, sino que gracias a su perseverancia, logró una beca para estudiar en Estados Unidos la Maestría, y actualmente, a sus 29 años de edad, estudia el Doctorado en la Universidad de Wageningen en Holanda. Sus proyectos académicos, desembocados en investigaciones, han aportado a su comunidad, conocimiento para sembrar de manera más eficaz y eficiente, así como su aportación en talleres de sensibilización sobre inclusión social para la seguridad alimentaria y empoderamiento femenino. En una cultura donde el principal rol de la mujer es cuidar a los y las hijas, esposos y la tierra, Tania Martínez es un diamante, que brilla para ser modelo de más jóvenes mujeres indígenas que pueden ver realidad el “sí se puede”. Su organización social utiliza el sistema de cargas, el cual se refiere a un sistema de oficinas cívicas y religiosas llamadas “cargas” y que están cuidadas por hombres del pueblo. Como muchas organizaciones indígenas, su cultura otorga a los varones los encargos más importantes, y la autoridad les corresponde a ellos por tradición, por eso resulta verdaderamente admirable que en las pasadas elecciones oaxaqueñas para presidencias municipales, hayan resultado electas 59 alcaldesas. Bien por ellas y por talentos como los de Tania Eulalia.

 

Twitter: @AmiraCorrales