Obama out

Gabriel Pérez

Gabriel PerezRonald Reagan deportó, entre 1981 y 1989, a 168 mil 364 migrantes indocumentados. George Bush padre, en los cuatro años que estuvo al frente del gobierno de Estados Unidos, deportó a 141 mil 316 personas. Bill Clinton a 869 mil 464, en ocho años. Bush junior se puso las pilas y expulsó a (nada más) dos millones 116 mil 690 indocumentados. El amado Barack Obama expulsó de EU una cifra récord de migrantes: Dos millones 571 mil 860 personas, de los cuales, por lo menos 47% no tenía ningún antecedente penal.

Obama, el premio Nobel de la Paz que mantuvo y desplegó tropas de su país por todo el mundo, que vio impávido como el Estado Islámico crecía sin control y que hizo crecer la deuda pública de su país en 125%, la pobreza en 3% y quien ayudó a incrementar las ganancias corporativas a niveles nunca antes vistas en su país, se fue el viernes pasado de la Casa Blanca.

En el club de deprimidos, se encuentra también un buen número de mexicanos que lloran por los rincones del “Face” y “Tuirer” por la salida del Presidente número 44 de ese país, a pesar de que Obama no se caracterizó por tratar a México y a los mexicanos mucho mejor que los Bush o Clinton.

¿Qué van a extrañar los mexicanos y mexicanas? Al parecer que Obama es un caballero amoroso con su esposa y que es muy simpático. Y eso es perfectamente entendible. Pero, ¿qué más? Amplió los derechos civiles como pocos presidentes de EU. OK. ¿Qué más?

Evidentemente, aún falta tiempo para poder elaborar un balance objetivo de la administración Obama. Esperemos que eso ayude a superar el colectivo trauma de su ausencia. Por lo pronto, “Obama is out”.

 

Twitter: @gaboperez