Necesaria representación de perfiles indígenas para el PRI

-Considera secretario urgencia de garantizar participación de este sector

-Aunque como partido ya se trabaja en ello falta una reforma política

CUESTIÓN DE IGUALDAD

Rosa Gabriela Porter

p9-priViable que en una futura reforma política se considere una cuota obligatoria para postular candidatos a legisladores locales y federales con perfil indígena, ya que brindará aún más oportunidades de representación a este sector social, opinó el titular de la Secretaría de Acción Indígena del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Martín Hernández.

Cabe mencionar que la mayoría de agrupaciones políticas instauraron en sus documentos básicos y estatutos la incorporación de suspirantes con características indígenas.

Asimismo el artículo 2 de la Constitución Política establece la libre autodeterminación y autonomía de comunidades indígenas, además de que las legislaciones locales garanticen la participación política de grupos étnicos.

Pese a que en Hidalgo existen tres distritos de tipo indígena: Ixmiquilpan, San Felipe Orizatlán y Huejutla, el Código Electoral no prevé la obligatoriedad hacia cúpulas para registrar aspirantes autóctonos.

“Definitivamente la postura del partido es que puede impulsarse esta iniciativa, ahora con la redistritación en el ámbito federal podrían quedar conformados dos distritos indígenas, Ixmiquilpan y Huejutla, con más del 40 por ciento de su población”.

El secretario comentó que tras una posible reforma en el tema, el Instituto Nacional Electoral (INE) establecería ciertos requisitos para ese perfil; por ejemplo, que tengan residencia en una zona con población autóctona, que hable una lengua materna, entre otros.

“Estamos de acuerdo con esta iniciativa, para que se puedan dar las condiciones que ciudadanos indígenas lleguen a un cargo de elección popular, aunque en el caso del partido sí hemos impulsado a estos perfiles, quizá como un requisito legal sería importante que se diera”.

Solamente los estados de San Luis Potosí, Tabasco y Chiapas garantizan en su legislación la representación de indígenas en los municipios o distritos donde predomine población autóctona.