Muere calcinado al intentar sustraer más combustibles

 

-Presunto ladrón de hidrocarburos perdió la vida al registrarse un incendio

-Según primeras investigaciones intentó apagar el fuego por sus medios

RESGUARDAN ZONA

 

Ángel Hernández

p4-calcinadoLa madrugada del jueves un hombre murió calcinado en la comunidad de Santa Ana, en el municipio de Tula, al tiempo de que presuntamente sustraía combustible de una toma clandestina, que pretendía transportar a bordo de una camioneta de tres y media toneladas.

El hoy occiso era originario de la misma localidad y no rebasaba los 25 años de edad, fue encontrado sobre la referida unidad en un paraje conocido como Los Carrizales. Las primeras indagatorias sugieren que al iniciarse un incendio el joven intentó apagarlo por sus propios medios, pero luego se vio envuelto por las llamas de las que ya no pudo escapar. A bordo de la camioneta se encontraron los restos de cuatro contenedores en los que se supone el hombre pretendía transportar el hidrocarburo sustraído de una toma clandestina que se localizó a unos metros del lugar de la ignición.

Tras recibir el reporte de lo sucedido se presentaron en el lugar cuerpos de seguridad y emergencia para tratar de auxiliar a la población en caso de que fuera necesario; sin embargo, en el sitio sólo fue localizado el cuerpo calcinado del joven. Al lugar también arribó personal de Seguridad Física de Pemex y del Ejército Mexicano, quienes resguardaron la zona hasta las primeras horas del día, tiempo en el que llegaron peritos del Ministerio Público y personal del Servicio Médico Forense para realizar el levantamiento del cuerpo y las primeras investigaciones.

Trabajadores de Pemex y elementos de Protección Civil sellaron la toma clandestina por la mañana por lo que no se puso en riesgo la integridad de la población. En la comunidad de Santa Ana frecuentemente se localizan tomas clandestinas de gasolina o diesel, lo mismo que camionetas abandonadas con combustible de posible procedencia ilícita.