Lucha de 17 años en SME tiene primeros resultados

-Lograron algunos integrantes una sociedad para ofrecer energía eléctrica

-Esperan resolución de CFE para que les devuelva bienes inmuebles; indicó

MANTIENE RESISTENCIA

Ángel Pacheco

Tras la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LFC), por un decreto presidencial, integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) mantuvieron una resistencia permanente para recuperar fuentes de empleo, situación que dio frutos 17 años después.

Hacia 2009 el entonces presidente, Felipe Calderón, decidió desaparecer a la LFC bajo el argumento de que representaba pérdidas por 42 mil millones de pesos anuales para México, además de que supuestamente el servicio sería mucho mejor; sin embargo, “eso no sucedió y difícilmente pasará”, señaló el representante de la región Tulancingo del SME, Víctor Vargas.

Subrayó que siguen en pie de lucha hasta el momento 16 mil 599 extrabajadores, de 42 mil que quedaron sin empleo en 2009, algunos de los cuales fueron indemnizados y recontratados por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Otros, por la necesidad, incluso cambiaron de lugar de residencia o migraron a Estados Unidos en busca de una vida mejor. Los que quedamos siempre respetaremos la decisión de quienes resolvieron no participar en la resistencia”, expresó.

Durante este tiempo establecieron acuerdos con el gobierno federal con el objetivo de que les fueran entregadas 14 plantas hidroeléctricas para ponerlas en marcha y generar energía.

“Sabíamos que solos no íbamos a poder, de modo que nos asociamos con una empresa llamada Mota-Engil para trabajar y así creamos la Generadora Fénix en sociedad, ellos llevan el 51 por ciento de las acciones y nosotros el 49 por ciento restante”, desglosó.

Habló de la puesta en marcha de una cooperativa llamada Luz y Fuerza del Centro que vende algunos productos y servicios relacionados y que está ya constituida legalmente.

Señaló que debido a la Reforma Energética ahora es más complejo el proceso a través del cual los integrantes del SME podrán ofrecer el servicio de energía eléctrica a la población.

Por lo cual llevan ya un año trabajando las plantas de Necaxa, Lerma y división Alameda, esta última cerca del estado de Morelos.

Reconoció que en Hidalgo deben rehabilitarse algunas plantas para operarlas, como son: La Trinidad, cerca de Honey; Juandho, cerca de Tetepango; Cañada, Mixquiahuala; y Elba, en Progreso.

Por otra parte recordó que en 2010 nació la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía (ANUE) con cuyos integrantes vienen trabajando y recientemente hicieron una propuesta ante diputados federales para que “la luz” (energía eléctrica) sea reconocida como un derecho humano y no como un bien comerciable.

Además solicitaron la creación de una tarifa social para este servicio, con la finalidad de aplicar “borrón y cuenta nueva” para usuarios.

Dijo que en noviembre pasado obtuvieron el permiso para comercializar suministros a algunas empresas y que en este mismo año solicitarán permiso para comercializar suministros básicos.

“Lo que pretendemos es vender energía, por que ya la estamos produciendo, pero queremos comercializarla con una tarifa social pues vemos que este gobierno no lo hará y esperamos que sea este año”.

Sin embargo, para iniciar con el trabajo necesitan que todos los inmuebles que por acuerdo con el gobierno federal les fueron restituidos, les sean entregados pues actualmente tienen 44 pero faltan 14 espacios aún, de los cuales tres están en Tulancingo.

Por ello llevan dos semanas de movilizaciones en diferentes puntos del país y del estado, donde tienen injerencia, a fin de que las áreas y unidades les sean entregadas por CFE.

“Esperamos que en esta semana entreguen los inmuebles y pagos para algunos compañeros pensionados y algunos acuerdos más con el gobierno y trabajar en la generación de energía para su venta a buen precio”.

Puntualizó además que en diciembre pasado fue aceptada una denuncia contra el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la Republica Mexicana (SUTERM), dicha imputación está en la Junta de Conciliación y Arbitraje.

“La denuncia es por invasión del SUTERM en áreas que eran de la competencia del SME por lo que buscaremos que haya restitución del daño a los trabajadores”, concluyó.