Cierra la alcaldía caminos a empresas que no cooperan

-Amenazó el alcalde con no dejar pasar ya al transporte que daña vías

-Pues hasta ahora no participan económicamente para la rehabilitación

¿MEDIDA LEGAL?

Ángel Hernández

Con cierres carreteros a las empresas que hacen uso de las principales vialidades que atraviesan por Atotonilco de Tula, el gobierno municipal busca presionar a las firmas para que apoyen la rehabilitación de las casi intransitables arterias de la demarcación.

En reciente reunión con delegados auxiliares, a nombre del gobierno municipal, el alcalde Raúl López Ramírez se quejó de los perjuicios causados por cementeras, caleras y demás factorías que hacen uso de carreteras de Atotonilco, pues las destruyen sin poner recursos para su reconstrucción o rehabilitación.

El tema fue abordado por su antecesor como presidente municipal, Edgar Reyes Martínez, quien en su momento denunció la destrucción de caminos cercanos a la Planta Tratadora de Atotonilco (PTAR), valuando los daños y perjuicios en más de 400 millones de pesos.

No obstante, a pesar de reclamos, Aguas Tratadas del Valle de México (ATVM) no hizo nada por ayudar, esa misma postura es mantenida por las distintas empresas que se asientan en territorio local o en municipios aledaños, por lo que ante la omisión el actual Ejecutivo local se pronunció por cerrar caminos a las empresas hasta que pongan su parte para la rehabilitación o reconstrucción de carreteras.

Ante este escenario la medida ya comenzó a ser implementada por habitantes de las comunidades de Coayuca y Santa María La Cruz, quienes en recientes días bloquearon la carretera Pedregal-Santa María Apaxco, en demanda de que las empresas Holcim Apasco y Maquinaria y Canteras destinen recursos para reconstruir dicha vialidad.

Ante el cierre representantes de ambas firmas acordaron con los inconformes y el ayuntamiento que el próximo 23 de febrero determinarán el apoyo a proporcionar a la alcaldía para que proceda con la reconstrucción de dichos caminos.