Roberto Herrera, el fotoperiodista

Aída Suárez

Aida SuarezUn accidente en casa lo llevó de emergencia al hospital, hace 21 días, y ya no despertó. Desde ese momento sus padres, sus hermanas y hermanos, su familia, no lo dejaron un minuto. Roberto Herrera Rivas, fotoperiodista desde poco más de 30 años tenía un filing especial para la foto.

Como fotoperiodista muy joven hizo imágenes en las calles, en las comunidades, oportunas, certeras, con una buena visión del momento, de la noticia. Enviar fotos desde el cielo, será ahora su objetivo.

Empezó en Nuevo Día, con su hermano Eduardo Herrera, reportero, fotógrafo, escritor; después en Visor; en Plaza Juárez, colaboró en El Sol de Hidalgo, en algunos otros medios y también fundó el suyo propio, llamado Óptica, desde su visión con la lente.

Roberto Herrera Rivas hizo una serie de fotografías, por la beca del Fondo estatal para la cultura y las artes (Foecah), sobre el Reloj Monumental y la poesía que se ha generado en torno a este testigo de la vida cotidiana de Pachuca. El proyecto se llamó “El Reloj nuestro de cada día”.

Son fotografías que captan la altura de la torre que resguarda la maquinaria símil del Big Ben de Londres; del cielo que la acompaña noche y día. Este Reloj Monumental fue para Roberto el sitio desde donde buscó la poesía hecha por varios literatos y la conjugó con la imagen. La exposición fue montada en el Foro Cultural Efrén Rebolledo en muestra colectiva con otros resultados del Foecah.

Su ojo avizor, su cámara dispuesta al clic, su charla y compañerismo, su bondad, serán recordados por el gremio periodístico de Hidalgo, que está de luto con tan gran pérdida.

Roberto Herrera Rivas fue compañero de otros reporteros gráficos como Oscar Sánchez, Héctor Rico, Martín Hernández. De esa generación de los que soñamos.

Compartió su conocimiento con jóvenes fotógrafos como Carlos Sevilla, Roberto Villalpando y más.

Gracias Roberto, quedas en nuestro corazón.

 

Twitter: @AidaSuarezCh